A PARTIR DE MAÑANA

Con este relato he participado en el concurso de marzo del blog de Escuela de Escritores, el Asombrario. Estas eran las bases:

Escribir una escena de unas 500 palabras donde el protagonista esté con otro u otros personajes. Lo que interesa es presentar al protagonista. Podéis hacerlo de una de estas maneras:

  • Directamente: a través de su descripción física o psicológica (hecha por él mismo, por el otro personaje o por el narrador).
  • Indirectamente: poniendo al personaje en acción.
  • Indirectamente: a través de sus pensamientos.
  • Indirectamente: mediante un diálogo que mantenga con otro.

 

A PARTIR DE MAÑANA

Luisa llega tarde a la cita con su amiga Blanca. Camina lo más rápido que le dejan sus vaqueros demasiado estrechos; tal vez sea hora de admitir que no va a recuperar la talla 38 que tenía antes del embarazo y comprarse ropa nueva.

Dobla la esquina y ve a su amiga esperándola, tan perfecta como siempre; al contrario que ella, que por más tiempo que emplee en arreglarse como mucho consigue estar aceptable.

Comprueba al pasar por delante de un escaparate que su pelo, alisado antes de salir de casa, va recuperando la ondulación natural a causa de la humedad. Piensa en las canas que a un ritmo vertiginoso van desluciendo su tono castaño brillante, desde solo un poco después de enterarse de que su marido la engañaba.

—¡Blanca! Perdona, se me ha hecho tarde. ¿Llevas mucho esperando?

—No importa —sonríe y le pone una mano en el hombro—. ¿Te encuentras bien? Pareces cansada.

Luisa alza la vista para mirar a su amiga a los ojos —entre que es baja y no lleva tacones Blanca le saca más de una cabeza—. Duda un instante, pero sabe lo que le diría si le contara la verdad: que las ojeras y la pérdida de brillo de sus ojos azules los ha causado la noche en vela, con la duda de si su marido estaba de verdad en un viaje de negocios; y que no se atreve a decirle que sabe que la engaña con otra.

—Sí, es que la peque ha dormido mal esta noche.

No le apetece oír que tiene que dejarle, que no hay derecho a que la trate así y que merece algo mejor. Es muy probable que sea cierto, pero los padres de Luisa se separaron cuando ella era muy pequeña, sabe lo que es crecer dividida entre dos familias y sentir que eres un instrumento; no quiere eso para su hija.

—Entonces te vendrá bien un café, vamos dentro.

Se sientan en una mesa al lado de la ventana. Al agitar el sobre de azúcar se fija en sus uñas, comidas hasta dar grima; y en los dedos índice y corazón, amarilleados por su recuperada adicción a la nicotina.

—¿Qué tal tu último viaje? —le pregunta a Blanca.

Y durante dos horas se evade de su realidad introduciéndose mentalmente en la de su amiga.

Vuelve a casa pensando que tiene que hacer un cambio en su vida; volver a hacer ejercicio, dejar de fumar, quedar más con sus amigas, recuperar su trabajo de profesora de inglés… A partir de mañana. Siente que puede conseguirlo y sonríe.

Anuncios

4 comentarios en “A PARTIR DE MAÑANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s