La búsqueda

barquillos

LA BÚSQUEDA

Desde ese día nadie vende barquillos en el parque, ni cómics en el quiosco, ni golosinas en la plaza. No se oyen risas ni gritos y la quietud envuelve al pueblo. Las personas mayores, antes tan críticas con la velocidad de balones, patinetes y bicicletas, ahora murmuran apesadumbradas sobre la ausencia de barullo. El alcalde permanece escondido en su casa, incrédulo y arrepentido. Padres y madres recorren sin descanso el bosque de las afueras, angustiados. En el cuento fue mucho más fácil encontrar la flauta.

Anuncios

29 comentarios en “La búsqueda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s