Un día de mi vida

telephone-1600503__340

UN DÍA DE MI VIDA

—Mamá, tú no lo entiendes.

—Pues claro que lo entiendo, que yo también he tenido once años.

—Sí, pero en otra época.

—Oye, ¡que de mi generación a la tuya no ha habido tanto cambio!

—Ya. Bueno, me voy a ver la tele.

Me quedé asombrada, ¿qué se habría creído esa niña? Y dolida, también. Hablaba como si el mundo hubiera avanzado una barbaridad en los últimos treinta años. Y no era para tanto; entre mi generación y la de mi madre, que ya trabajaba en el campo con nueve años, sí que había una gran diferencia. ¿Pero entre la de mi hija y la mía? No se notaba apenas.

Se me ocurrió una idea para demostrárselo. Subí al camarote, moví cajas hasta encontrar la que quería, y entre un montón de papeles hallé lo que buscaba: una redacción sobre un día de mi vida. En 4º de E.G.B. Volví a casa y se la di a mi hija.

—Mira esto. Es lo que yo hacía con diez años. Uno menos que tú ahora, pero da igual. Verás que no es tan diferente a lo que tú haces.

—A ver. —Lo cogió sin mucho entusiasmo—. Vaya letra.  —Y comenzó a leer.

«UN DÍA DE MI VIDA. Me levanto a las ocho y cuarto de la mañana. Desayuno, me visto, me lavo los dientes y me peino. A las nueve menos diez bajo a la calle y espero en el árbol de enfrente a Maider y a María. Son mis mejores amigas, y hasta tenemos un club: el Eme. Vamos al colegio y  entramos a nuestra clase. En el recreo jugamos a las alturitas y al chorro morro pico tallo que. Después toca gimnasia y vamos al parque, primero corremos para calentar y luego hacemos unos ejercicios que nos prepara Don Miguel.

Voy a comer a casa. Es junio, así que no tengo que volver a clase a la tarde. Después de comer, mi hermano Pablo y yo ayudamos a mamá a recoger. Echamos unas partidas al Ant Attack en el Spectrum, hasta que María toca el timbre para ver si bajo a la calle. Cojo la merienda y me voy con ella. Jugamos en la calle a la comba y a la goma, hasta que mamá me llama por la ventana para ir a cenar.

Cuando estoy con el postre recuerdo que es el cumpleaños de mi prima Ainara, así que termino corriendo y bajo a la cabina para llamarla y felicitarla.

Vuelvo a casa y nos sentamos mamá, papá, Pablo y yo en el sofá a ver el Un, dos, tres. Lo echamos a suertes y esta noche me toca a mí levantarme a cambiar de canal.

Nos acostamos a las nueve y media porque es viernes, pero Pablo y yo nos quedamos hablando hasta que nos dormimos. Fin. Marisa Montero. 4º de EGB.»

Terminó de leer y levantó la cabeza, con la boca y los ojos muy abiertos. Pensé que estaba asombrada de lo parecida que era mi vida a la suya a esa edad. Pero entonces empezó a hablar:

—¿Llegabas en solo diez minutos al colegio? ¿Ibas andando, y con tus amigas? ¿Qué son las alturitas y el chorro nosequé? ¿Ibais al parque en gimnasia? ¿Le llamabais Don Miguel al profesor? ¿Comías en casa? ¿Qué son el Ant Attack y el Spectrum? ¿Tus amigas te tocaban el timbre? ¿Y sin haber quedado? ¿Qué son la comba y la goma? ¿Te llamaba la abuela desde la ventana? ¿Bajabas a la cabina a llamar? ¿No tenías móvil ni fijo? ¿Veíais la tele todos juntos? ¿Qué es el Un, dos tres? ¿Cómo que levantarse a cambiar de canal? ¿A las nueve y media a la cama, tan pronto? ¿Dormías con el tío? ¿No teníais una habitación cada uno? ¿Qué es EGB?

Me quedé paralizada. Cuando conseguí moverme le quité mi redacción y murmuré: «Tenías razón, no te entiendo». Me senté en la cocina intentando asimilar el cambio que había sucedido, sin darme cuenta, en los últimos treinta años. Mi hija me había hecho sentir, aunque sin quererlo, vieja y antigua. «Pero eso sí» pensé, «lo de ayudar a su madre a recoger no le ha llamado la atención a la muy…»

Reto 26 para Literup – Escribe una historia en la que retrocedas al pasado y seas tú el protagonista.

Anuncios

27 comentarios en “Un día de mi vida

    • lunapaniagua dijo:

      Como dices, en esencia es parecido, en ese sentido la brecha generacional es mayor con nuestros padres que con nuestros hijos. Pero te pones a pensar, y ¡cuántas cosas han cambiado! Y no he mencionado los columpios de hierro oxidado sobre asfalto con piedrecitas, que vaya raspones… Muchas gracias, Carlos. Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  1. Daxiel dijo:

    Muy buen relato, Luna, impecable como sueles hacerlos, la realidad se sienta a la mesa a cenar jajaja igual no hay diferencia en la forma de amar, por suerte, pero la dinámica vida de estas sociedades, son alternadamente distintas a las nuestras, donde crees que no hay abismo terrenal, hay un mar de diferentes realidades, que hasta los sueños se van a trastocar…

    Le gusta a 1 persona

  2. carlos dijo:

    Gracias Luna, es una descripción magnífica, apenas nos damos cuenta y el mundo salta y nos deja anclados atrás cuando pensamos que estamos a la última. Y la cuestión está en que somos nosotros mismos los que le impulsamos hacia adelante. Un besazo.
    Mayor yo? Quía!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s