Poco por aquí, poco por allá

magic-1081149__340

POCO POR AQUÍ, POCO POR ALLÁ

Cada mañana se vestía con el mismo traje, sin corbata; cogía el maletín y la mesa plegable y caminaba hasta la plaza. Una vez allí, en su esquina de siempre, montaba su puesto: desplegaba la mesa y la tapaba con un mantel de felpa negra que llegaba hasta el pavimento, colocaba la maleta en el suelo y la abría. Dentro, todo lo necesario para realizar sus numerosos trucos de magia.

Con la camisa y la chaqueta remangadas hasta los codos, deleitaba con su gran repertorio a niños y adultos. Los primeros asistían al espectáculo con los ojos abiertos y llenos de ilusión; los segundos se sorprendían e intentaban sin éxito descubrir el truco.

Adivinaba cartas, hacía desaparecer y aparecer monedas, atravesaba un billete con un lápiz, doblaba cubiertos, cambiaba los colores de un libro ilustrado… Todo ello interactuando con los espectadores y sin perder la sonrisa.

Al terminar, ofrecía la chistera para que cada uno premiara su arte con lo que considerara apropiado. Pero su público, momentos antes animado, fascinado y generoso en aplausos, se dispersaba, ciego y sordo ante su ruego de gratificación.

Cada noche, cansado y pesaroso, guardaba sus útiles y las pocas monedas que había conseguido reunir y volvía cabizbajo a casa. Mientras caminaba a través de las calles desiertas y escasamente iluminadas se preguntaba si, algún día, como por arte de magia, obtendría efectivo para algo más que malvivir.

Reto 31 para Literup – Escribe una historia que incluya las palabras: “billete”, “magia” y “sordo”.

Anuncios

27 comentarios en “Poco por aquí, poco por allá

  1. mialmarural dijo:

    Luna, has superado el reto con creces. Ni me he enterado cuando has utilizado las palabras que eran obligatorias.

    He podido sentir la ilusión de la magia y la desilusión de la falta de dinero.
    Muy buen relato, compañera.

    Un beso.

    Me gusta

  2. Máximo Disaster dijo:

    Recién llegada a casa, retomo las lecturas de mis “blogs literarios de cabecera”: un cuento enternecedor y duro, Luna, que me lleva a recordar a esas madres/padres que consiguen hacer auténtica magia (como el bocadillo de “pan relleno de fantasía”) para llegar a fin de mes y, como el protagonista de tu relato se preguntan si algún día, por arte de magia, encontrarán un empleo que les permita algo más que malvivir…

    Le gusta a 1 persona

    • lunapaniagua dijo:

      ¡Ya te he echado de menos! Espero que hayas disfrutado mucho y me alegro de volver a leerte (aunque seguro que tú no está tan contenta y preferirías seguir por ahí…)
      Gracias, demasiada gente trabajadora, sacrificada y capaz que no tiene la oportunidad que merece…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s