Alerta submarina

diving-1656465__340

ALERTA SUBMARINA

Un día de finales de julio, en el fondo del mar cerca de la isla de Tabarca se oye una canción…

—…para que bailes en esta fiesta, bajo el maaaaaaar… —Estrella hace una reverencia y todo el público rompe a gritar y aplaudir. Bueno, aplaudir, lo que se dice aplaudir, solo Pulpo y Langosta. Los demás hacen lo que pueden: Mero, Barracuda, Salmonete y Gobio mueven las aletas con rapidez; Nudibranquio agita las branquias y Morena abre y cierra la boca.

—¡Bravo!

—¡Artistaza!

—¡Otra, otra!

—Vale, vale —dice Estrella—. Pero solo una más, tengo que descansar. Hace unas gárgaras y se arranca con otra canción—. Siete mareees, he cruzado, siete mareees, color az…

Se detiene y fija la vista sobre sus cabezas, con los ojos muy abiertos y un leve temblor en el cuerpo. Los demás siguen su mirada inmóviles, hasta que ven unas burbujas y alguien grita:

—¡Vienen! ¡A vuestros puestos! ¡A vuestros puestos!

En cuestión de segundos Estrella está agarrada a una roca y su público se ha disuelto: Mero, Barracuda y Salmonete nadan por separado, yendo y viniendo aparentemente despistados; Gobio se queda inmóvil sobre la arena; Pulpo se cobija entre las posidonias; Langosta pasea por el fondo, mirando hacia los lados y moviendo las antenas; Nudibranquio se aleja con toda la rapidez que puede, que es muy poca; y morena se mete en un agujero y mira hacia fuera con la boca abierta.

Aparecen dos buceadores, escudriñando con calma cada rincón. Uno de ellos se detiene sobre Nudibranquio y avisa por gestos al otro, quien también se acerca. Nudibranquio se queda quieto deseando que pase cuanto antes el mal rato, vergonzoso como es él.

Mientras tano, Langosta pasa junto a Pulpo y le susurra:

—Uno debe de ser de tu familia, ¿te has fijado? Le salen tentáculos de la cabeza.

—O igual son antenas y es de la tuya, gilipollas —contesta ofendido—. Y haz el favor de seguir andando. A ver si se van a dar cuenta de que podemos hablar.

—Me voy, pero no hacía falta insultar. —Continúa hablando para sí mismo—. Qué carácter. No hay quien le tosa desde que dicen que es un animal tan inteligente. Pues a mí no me parece para tanto.

—Cállate ya, imbécil.

—Vaya, no tendrá orejas pero bien que oye.

Al fin, los dos buceadores desaparecen por el lado contrario al que llegaron. Los inquilinos del fondo respiran tranquilos y se reúnen.

—Ya era hora, eran inofensivos pero muy pesados —dice Mero.

—Y tanto —Salmonete mira a Estrella— Qué, ¿te animas a cant…

Sin darse cuenta otro grupo se ha acercado. Se dispersan lo más rápido que pueden.

—¡Cuidado! —grita Gobio— ¡Son novatos! ¡Novatos! —Y se aleja sin mirar atrás.

Los recién llegados siembran el caos. Algunos se ponen de pie en el fondo y aplastan posidonias, gorgonias y todo lo que se interpone entre ellos y el suelo. El resto no consiguen controlar el movimiento de sus aletas y patalean sin control, golpeándose entre ellos y a todo lo que esté a su alcance. Incluyendo a Estrella, que sale volando y se estrella —valga la redundancia— contra Barracuda. Esta se aleja nadando con ella pegada a su costado.

—¡Esto es una locura! —se atreve a gritar Pulpo. Los intrusos están demasiado ocupados en bucear y respirar a la vez como para darse cuenta. —¡Hay que pararlo como sea! ¡Necesitamos un peso pesado! ¡Que salga el pez gordo!

—Te he dicho mil veces que es mi constitución. Soy de hueso duro. —El dueño de esa voz grave es Mola, un pez luna. Hace aparición con estudiada falta de interés.

Al verle, los buceadores le siguen con su torpe pataleo y expulsando aún más burbujas de lo normal. La confusión que han dejado a su paso poco a poco va desapareciendo. Los últimos en aparecer son Barracuda y Estrella, todavía conmocionada por el golpe.

Deciden descansar y quedan para la noche, más sosegada y sin apenas visitas. Pulpo observa cómo cada uno se retira a su morada, lo más ocultos que pueden.

—Turistas —murmura—, a ver si pasa de una vez el verano y nos dejan en paz.

luna-real

Pez luna, Mola mola. Imagen de Casco Antiguo.

IMG-20170724-WA0001

Dedicado con todo mi cariño -y aún más- a Iagoba y Fernando.

Reto 33 para Literup – Realiza una historia que tenga lugar en el fondo del mar.

Anuncios

27 comentarios en “Alerta submarina

  1. @lidiacastro79 dijo:

    Lo leí ayer pero no pude comentar. Me encantó! Qué divertido y qué bien narrado, nos pones en situación a la primera. Además, haciendo crítica de los peligros que corre nuestro fondo marino con tanto novato. Bien hecho!! Un abrazo, Luna!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s