La otra opción

right-2620946__340

LA OTRA OPCIÓN

Esta noche voy a comerme el mundo. Soy joven y hoy me veo especialmente bien. Me encanta este sitio, ponen una música genial, estoy con mis amigas y además hay un montón de gente simpática que parece que conozco de toda la vida. Tengo tanta energía que quiero hacerlo todo a la vez: bailar, cantar, hablar… No importa, hay tiempo para todo porque no tengo ni una pizca de sueño. Hacía tiempo que no me sentía tan viva. ¡Y estuve a punto de quedarme en casa! Menos mal que al final me animé.

¿Y ese qué mira? ¿Y la de la barra? Todos me miran, ¿qué es lo que pasa? ¿Y por qué cuchichean? No tengo nada raro, ¿no? Pandilla de imbéciles. ¿Y qué ocurre con la música? Vaya mierda están poniendo ahora. Yo me voy a casa. Aunque a ver qué hago allí, con lo despierta que estoy.

Me muevo despacio. Me duele el cuerpo entero y lo peor de todo es la cabeza. Intento abrir los ojos, pero la luz me obliga a volver a cerrarlos, ¿por qué no bajaría la persiana? Estoy incómoda, ¡pero si me acosté vestida! Y ahora el teléfono, ¿quién demonios será? Oh, no, este idiota. Le contesto y enseguida le mando a tomar viento. ¿No tendrá nada mejor que hacer que darme la lata?

Me levanto. Solo pensar en desayunar me da arcadas. Igual me ducho. No, qué pereza. Al sofá. No me apetece hacer nada. A ver qué día es hoy… domingo. Mañana a trabajar, a pasar ocho horas en esa fábrica apestosa haciendo lo que el incompetente de mi jefe me dice. Qué asco de vida. Y yo también doy asco. Soy lo peor. Creo que iré al bar del otro día, a ver si me encuentro con aquel chico y me vuelve a ofrecer lo mismo. Seguro que así me animo.

Reto 44 para Literup – Escribe con sinceridad retomando una historia que te podía haber pasado, pero en su lugar escogiste otro camino.

 

43 comentarios en “La otra opción

  1. En los mundos de Carmen dijo:

    Yo lo veo como un sábado de fiesta y un domingo de resaca en toda regla. Todos nos hemos visto así en algún momento. «No vuelvo a beber esa mierda de anoche» No sé cuantas veces lo habré dicho jaja.
    Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    • lunapaniagua dijo:

      Sí, es cierto, tal vez tendría que haber exagerado más los síntomas y el contraste entre acción y consecuencia, porque mi intención era describir el consumo de speed. Que si no me equivoco, a corto plazo es parecido a una megaborrachera pero más fuerte…
      Gracias, Carmen. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. carlos montalleri dijo:

    Cuando es una sustancia la que da ganas de juerga y de sentirse bien, es como si abrimos la ventana al tropiezo, porque igual que puedes simplemente hacerte un rasguño, no es menos cierto que puedes romperte la cabeza. Cuestión de priorizar y de saber decir que no a tiempo que es algo vital a enseñar a los hij@s. Yo sí he pillado el sentido de lo querías expresar y me ha gustado, como siempre que escribes. Un abrazote.

    Le gusta a 2 personas

  3. inspectordisaster dijo:

    ¡Qué bien descrito! A medida que lo leía pensaba en lo fácil que es dejarte arrastrar por la vorágine de la felicidad inmediata. ¿Cuántos de nuestros amigos de juventud (y no tanta juventud) han caído en ello? ¿Y cuántos arrastran cicatrices? Miro atrás y no puedo sino alegrarme de que mis hijos hayan optado por «la otra opción». Un beso, guapetona.

    Le gusta a 1 persona

  4. carlos dijo:

    Es una puesta en escena que puedo imaginar. Muchas veces escuché quejas parecidas en boca de jóvenes que disfrutaban de una cómoda existencia a la sombra de papá y que llenaban con alcohol las horas sueltas. Aprender a gozar de cada instante es un asignatura difícil de aprobar. Un besazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. @lidiacastro79 dijo:

    O sea… Esta es una historia basada en hechos reales?! Ya te veo, te he visto, he estado dentro de tu cabeza cuando tenías esos pensamientos!! Jajajaja qué macabro suena!! Pero es que me lo has transmitido taaaan bien, que he sentido ese bajón, esa desgana, ese «no querer hacer nada» jajajaja
    Muy bueno. Un abrazo, Luna!

    Le gusta a 1 persona

  6. whatgoesaround dijo:

    Yo no lo pillé, el sentido del relato, de entrada. Solamente se me planteó bastante claro que probablemente estarías hablando de drogas al final, con la frase sobre el chico. Pero claro, repasando los comentarios es cierto que la chica ya está bajo esos efectos desde el principio. Aunque podría pasar perfectamente porque se siente muy animada o ilusionada, simplemente. La tentación de volver a caer, con lo de vuelvo a llamarlo, la expresas muy bien al final, de ahí el peligro no ya de caer una vez sino de tropezar muchas veces. En cuanto a la bipolaridad, pues es algo bastante humano, drogas o no de por medio. También me he identificado con esas no ganas y me tiro en el sofá y paso de todo, claro que cuando uno ha de acudir forzosamente a trabajar no puede permitirse esos lujos. Una vez lo leí y creo que es muy cierto, el ser humano necesita la dosis justa de estrés y presión para tirar palante.

    Le gusta a 1 persona

    • lunapaniagua dijo:

      Agradezco tu sinceridad 🙂 Al final quería expresar exactamente lo que has dicho, el volver a tomar para tener esa sensación de euforia y entrar en un círculo vicioso.
      La verdad es que no hace falta sustancia de ningún tipo para querer estar tumbado en el sofá, je, je.

      Me gusta

    • lunapaniagua dijo:

      (lo he enviado sin querer, no había terminado…) Me gusta mucho esa frase que dices, y también me parece muy cierta, cada uno necesitaremos encontrar nuestro equilibrio y si se descompensa… mal asunto.
      ¡Muchas gracias! Un abrazo.

      Me gusta

      • whatgoesaround dijo:

        Bueno, mi comentario es un poco difuso pero es producto de que no pensé o sospeché lo de las drogas hasta el final. Dos cosas…Cuando dice la chica «¡pero si me acosté vestida!» pensé en descontrol total, no recordar nada de lo que hiciste anoche o cómo acabaste, y se me cruzó por la mente otra droga…la de la violación. Fue un pensamiento fugaz.
        Y dos, de cachondeo…tu post es como la versión escrita del «hoy no me puedo levantar, el fin de semana me dejó fatal» de los Mecano, jajaja. En realidad estaban expresando lo mismo, el desfase y el abuso de fiesta y sustancias. Bye.

        Le gusta a 1 persona

        • lunapaniagua dijo:

          Ah, claro, puede parecer que se acostó vestida y se da cuenta de que ya no lo está… como en mi cabeza lo tengo tan claro no siempre me doy cuenta de que algo puede ser ambiguo…
          Me encanta la canción, si me llego a dar cuenta antes pongo el vídeo en la entrada, ja, ja, qué bueno.
          ¡Buena noche! 🙂

          Le gusta a 1 persona

  7. reflexionesdenatali dijo:

    Hola Luna,

    La verdad es que yo, por suerte, no tuve que decidir sobre este tema en los años en que «salí de marcha», aunque sí que en alguna ocasión me encontré en alguna encrucijada, coger una opción o la otra …; sin embargo, pienso que aquí hizo mucho bien lo que me enseñaron mis padres, y bueno, el sentido común …
    Como siempre, buen relato!

    1 beso y Feliz jueves!

    Le gusta a 1 persona

  8. palmeiralibre dijo:

    Me encanta todo lo que escribes y el debate tan didáctico que se crea en torno a tus trabajos. Lo de mi época se reducía al guateque dominical -en el sótano de mi casa o en de alguna amiga- con sangría como mucho. Recuerdo los efectos de un vermú –después de una entrega de despachos- que me hizo flotar entre nubes, hablar por los codos y reírme de mi sombra. Pero no pasó de ahí la cosa. No guardo mal recuerdo: sólo que por unos instantes dejé de ser una muchacha tímida. De todos modos no volví a repetir la experiencia. Bueno… hubo un par de ocasiones más que pueden servirme muy bien de base para otra historia.
    Es notorio que el alcohol y la droga producen cambios radicales en la personalidad. Me alegra que los que escribís en este blog hayáis superado esa etapa positivamente y os sirva de maestra en la formación de vuestros hijos.
    Un abrazo grandísimo.

    Le gusta a 1 persona

    • lunapaniagua dijo:

      Que sepas que es obligatorio para una madre «achisparse» en las bodas para avergonzar a los hijos. Aunque puede que tú estés exenta después de cierto episodio al ir a pagar la hipoteca…
      Me ha encantado que nos cuentes tu experiencia, lo que me gustaría haber ido a un guateque -saca el whisky cheli-, solo la palabra ya me encanta, guateque. A veces digo que, para muchas cosas, nací una generación tarde. Tengo la sensación de que antes todo era más ingenuo y auténtico.
      Bueno, que me desvío, a mí también me gustan estos debates y que seáis tan participativos, os lo agradezco muchísimo.
      Estoy segura de que ese par de ocasiones no tienen desperdicio… y menos contadas con ese arte que tú tienes 😉
      ¡Muchas gracias y un besote!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s