El ligue

Con este relato he ganado el Concurso Marzo 2018 de Paula de Grei, y me he llevado —ni más ni menos— que el poemario de María Eugenia Hernández Grande (MaruSpleen), Spleen Spleen (Seis años y quizás un día).

Podéis leer todos los relatos que han participado aquí.

board-1500370_1280

EL LIGUE

—Es una maravilla, ¿verdad?

Miré hacia la voz que me había sacado de mi ensimismamiento. Me encontré con unos ojos azules impresionantes, rodeados de un rostro de adonis. Mi cerebro pensaba algo inteligente que contestar, pero mi boca fue más rápida:

—¿Eh?

—El cuadro que observas. Es un prodigio.

Claro. El cuadro. Qué iba a ser si no. Tonta, tonta, tonta. Estábamos en la inauguración de una exposición y yo delante de una de las pinturas.

—Una verdadera obra de arte —continuó—. La artista ha sido capaz de darle vida al lienzo con una maestría exquisita. Los colores y las formas hablan por sí solos. Ha plasmado la historia de una existencia; desde el nacimiento hasta la muerte, con sus etapas de felicidad, tristeza, melancolía, confusión… ¿No crees?

—Sí… sí. Justo eso estaba pensando antes —mentí mientras observaba ese revoltijo de rayas y colores que podría haber pintado un niño de tres años.

Mi interlocutor se alejó unos pasos para coger un par de copas de champán de una de las mesas altas del catering. Momento que aproveché para constatar que a su atractiva cara le acompañaba un atlético cuerpo. Y además parecía inteligente. ¿Por qué me hacía caso? Qué más daba. Lo importante es que venía hacia mí con una sonrisa y una bebida.

—Por cierto, me llamo Paolo. Soy redactor de la revista Arte al Cuadrado.

Yo… yo soy Erika. Hermana de Ana.

—¿Ana Montehermoso? ¿Eres la hermana de la artista?

—Así es. —Entonces era cuando me pedía que se la presentara y se olvidaba de mí.

—Estarás orgullosa de ella. Será emocionante compartir la apertura de su exposición.

—Claro. Mi hermanita. Siempre confié en que llegaría lejos. —Bueno, en realidad me reía de ella y le preguntaba si pintaba con los ojos cerrados, pero no parecía buena idea contárselo.

—¿Vendrás también mañana?

—No lo creo. Solo traen canapés hoy.

—Ja, ja. Guapa y graciosa. Me gusta.

Vaya, para una vez que decía la verdad y quedé bien. O tal vez esa no era su primera copa y su sentido de la realidad estaba distorsionado. ¿Y qué decía yo ahora?

—Yo sí volveré mañana. —Gracias, señor, por hacer que hablara él antes—. Aunque puedo venir a primera hora y así tengo tiempo para ir a tomar algo luego.

—¿Conmigo? —Sí, antes de terminar de decirlo ya me había arrepentido.

—Eso es lo que me gustaría, ja, ja. Voy a dar una vuelta y a tomar unas notas, tengo que trabajar. ¿Nos vemos mañana, aquí a las seis?

—Perfecto —respondí con una sonrisa, que pretendía no fuera demasiado amplia, para no parecer una adolescente ilusionada.

En cuanto mi inesperado ¿ligue? se alejó, se acercó mi hermana.

—Tía, Erika, ese era Paolo, el de Arte al Cuadrado. Parecíais muy… melosos.

—Sí, y venga, suelta ya dónde está el truco. ¿Es gay? ¿Está casado? ¿Tiene halitosis? ¿Ronca? ¿Le has pagado?

—Qué va. A mí también me alucina que te haga caso. Tiene a todas loquitas pero es muy selectivo.

—Pues me ha invitado a tomar algo mañana —dije hinchada como un pavo (a lo que también habían ayudado los canapés y las copas).

—Chica, no lo entiendo, que le hayas llamado la atención con ese vestido del mercadillo de los miércoles.

—Es del de los sábados, que tiene más glamour. Y si tú puedes tener éxito con tus garabatos, no entiendo por qué yo no puedo triunfar con mi Dolce y Gabarra.

—Vale, vale. Pero ese no te aguanta ni tres meses. Te apuesto mis Jimmy Choo.

¡Me encantan esos zapatos! Hecho.

Mira por dónde que gané la apuesta, y anda que no estoy elegantísima con los zapatos de mi hermana, hasta cuando voy en chándal. Paolo me dejó a los tres meses y medio, por una rubia de su oficina; una que los fines de semana trabaja de gogó en no sé qué discoteca. Por lo visto ella entiende más de cuadros que yo.

Muchas gracias a Paula, a María Eugenia y a todos lo que votasteis mi relato.

49 comentarios en “El ligue

  1. whatgoesaround dijo:

    Enhorabuena. La verdad es que le vi bastante corte cinematográfico a la escena, perfectamente me puedo imaginar la conversación entre pongamos Hugh Grant y Sandra Bullock, o entre Clooney y Julia Roberts… Claro que no tienen por qué ser actores muy famosos ni tener esto un enfoque hollywoodiense.
    Así que no hay “truco” ni gato encerrado en Paolo y su interés. Bueno, ella ganó la apuesta. Respecto al nuevo ligue, la rubia, creo que es muy evidente y me he partido con la sagaz ironía de “por lo visto ella entiende más de cuadros que yo”.

    Le gusta a 4 personas

  2. palmeiralibre dijo:

    Querida Luna, no me extraña que te hayas alzado con el premio. Tu relato es bueno, ameno y con el mejor final que se te hubiera podido ocurrir. La gracia y frescura que irradia hace que vivas el momento como si lo presenciases en directo.
    A tus historias muy bien se les puede aplicar el dicho de Baltasar Gracián: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”.
    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • lunapaniagua dijo:

      ¡Muchas gracias! De vez en cuando me da por intentar hacer algo parecido a humor. Es difícil, es cierto eso de que es más fácil hacer reír que llorar. (Por cierto, echo de menos a tu paisana Carmen, ella sí que sabe hacer reír).
      Cuando veo que un relato para el blog se me está alargando, me pongo nerviosa y lo corto como puedo. Me entra la cosilla de que os vais a aburrir leyendo…
      Gracias otra vez y un abrazo enorme 🙂

      Me gusta

  3. Magdalena dijo:

    ¡¡ Fantástico, Luna, está genial !!. Da gusto leer tus cuentos, tienes una imaginación prodigiosa. Dicen que el ocio corrompe el cuerpo humano como corrompe a las aguas que están quedas. Tú, nunca tendrás moho, porque en tu cerebro no hay lugar para el ocio.
    Besiños palmeiráns, princesa.
    P.D. Comillas y puntos, muy bueno, pero a mí ya no me queda en la mollera. De todas maneras lo miro siempre. Gracias.

    Le gusta a 2 personas

    • lunapaniagua dijo:

      Ay, qué comentario más bonito te ha quedado, con un toque de prosa poética. Muchas gracias, así da gusto 🙂
      Te agradezco mucho que pases también por mis entradas de ortografía. Quién sabe, solo de leer ya se retiene algo…
      Un besazo

      Me gusta

  4. palmeiralibre dijo:

    Yo también la echo en falta (me refiero a Carmen) y espero que pronto reaparezca. La conozco personalmente y le tengo puesto un sobrenombre, aunque ella no lo sabe: Carmen de Calcuta. Puedes figurarte por dónde van los tiros… Sé que te tiene en gran estima y estoy convencida de que se pondrá en contacto contigo en cuanto se incorpore.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s