Conversación en el cementerio

la muerte tiene su gracia

CONVERSACIÓN EN EL CEMENTERIO

—Y los muertos aquí lo pasamos muy bien, entre flooores, de colooores…

—Cállate.

—Hay que ver qué mal humor se te pone siempre el Día de Muertos. Anímate, hombre, podemos salir a pasear y mira qué bonito está todo. 

—Todo, no. Nuestras tumbas están como siempre. Nadie viene a vernos ni nos pone flores ni calaveras de dulce ni nada. Es deprimente.

—¿No irás a llorar?

—Tú me dirás cómo. Hace mucho que no tenemos lagrimales, no somos más que huesos.

—Era una broma, a ver si te animabas un poco.

—Ya. Ja. Ja.

—En fin, fue mala suerte que muriéramos en México.

—Mala suerte, no, culpa tuya, que no sabes conducir.

—Bueno, bueno, no desenterremos viejas rencillas. Lo importante es que estamos juntos.

—Yuju.

—Venga, disfrutemos de esta noche especial y de este precioso cielo, tan despejado… anda,  una estrella fugaz, ¡voy a pedir un deseo!

—¡Eh! ¡Ha funcionado! ¡Se ha cumplido!

—Pero ¿esto qué es? ¿Se puede saber qué has deseado?

—Volver a casa, ¡estamos en Cuenca! Así nuestros familiares podrán venir a vernos, ¿qué te parece?

—¿Que qué me parece? ¡¿Que qué me parece?! ¡Que estás mal de la calavera!

—No te pongas así, ¿qué querías que hubiera pedido?

—¡Volver a estar vivos!

—Ups…

—Este tío es tonto. Y pasaré con él la eternidad. ¿Por qué? ¡¿POR QUÉ?!

—Bueno, yo… voy a mirar si pasa otra estrella…

—Mientras estés callado, por mí puedes hacer lo que quieras.

—Y los muertos aq…

—¡Cállate!

Con este relato participo en el concurso de Zenda #DíadeMuertos.

41 comentarios en “Conversación en el cementerio

  1. whatgoesaround dijo:

    Ja ja ja… genial la conversación, muy divertida.
    Claro, ya me sonaba pero me di cuenta al final: «Y los muertos aquí lo pasamos muy bien, entre flooores, de colooores… » es parte de la letra de ese tema de Mecano.
    Con estos dos no vale aquello de «hasta que la muerte nos separe». Más bien les unió para siempre. Pero si esto pinta como una segunda vida, hay que ver…

    Le gusta a 2 personas

  2. palmeiralibre dijo:

    Pero si los muertos no tienen deseos… Se supone que lo han experimentado todo y viven una paz perpetua…
    Dejando a un lado dilucidaciones metafísicas: tu diálogo en el cementerio me ha hecho reír de verdad. Me ha traído a la memoria otro diálogo de una novela de Wenceslao Fernández Flórez (no recuerdo si “Las siete columnas” o “Relato inmoral”), escritor que elegí para trabajarlo con mi grupo en el taller de literatura al que asisto. Aquel diálogo lo sostenían dos fantasmas: el de una prostituta y el de una muchacha cuya virginidad estaba fuera de toda duda. Es uno de los pocos escritores -mejor, el único- del que leí toda su obra, y que hoy parece haber caído en el olvido. Mi hija Carmen al casarse se llevó un montón de libros, entre ellos las obras completas de Fernández Flórez; así que dentro de un rato, que vamos a reunirnos en casa de mi nieta, me traerá un par de tomos.
    Estoy escribiendo a marchas forzadas; porque me acaban de decir que llegan en tres minutos a recogerme.
    Un abrazo muy grande.

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s