Cuenta la leyenda

Escribir jugando, El blog de Lídia

Cuenta la leyenda que, en el solsticio de verano, las calles se llenaban de ruido y movimiento. Decenas, centenas, quizás millares de pequeños humanos, liberados de sus quehaceres escolares, corrían como gacelas, saltaban como ranas, reían como hie… como inocentes crías o chapoteaban como patos. Dicen los más viejos que desafiaban al bochorno del día con la frescura de su candidez y a la oscuridad de la noche con la luz de sus miradas.

Ahora, apenas algunos abandonan sus moradas. Se les puede observar muy juntos, encorvados sobre sus artilugios endemoniados. Nadie ha conseguido nunca distraerlos. ¿Te atreves a intentarlo?

Microrrelato para el reto Escribir jugando de junio del blog de Lídia. Requisitos:

  • Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
  • En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una rana.

reto junio

  • Reto opcional: que la historia ocurra durante el Solsticio de verano.

40 comentarios en “Cuenta la leyenda

  1. El Capitán Carallo dijo:

    Leo tu relato encorvado sobre mi artilugio endemoniado (uno de ellos), pero me temo que tus pequeños humanos lo usan para todo menos para leer. Y sí, habrá que echarle imaginación para proponerles alternativas que les motiven. Para eso somos padres… ¿no? 🙂
    Buen relato, como todo lo que escribes, Luna. Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    • Luna Paniagua dijo:

      La mayor ya tiene móvil y en casa se lo limito. Si puede cogerlo, no lo suelta, pero si no puede se pone a jugar con los hermanos, leer, dibujar, hacer manualidades y encantada (aunque al principio tuerza el morro).
      Así que sí, ¡hay que intentarlo!
      Muchas gracias, Mayte. Un besote

      Le gusta a 2 personas

  2. Lídia Castro Navàs dijo:

    ¡Cuánta razón tienes! Ya no se les ve saltando y brincando, prefieren centrar sus miradas en las pantallas azuladas de sus dispositivos :/
    Muy bueno el micro, me gusta ese carácter de leyenda antigua que le has dado y la sorpresa final cuando nos muestras una realidad cercana.
    Muchas gracias por participar en el reto.
    Un besote 😀

    Le gusta a 2 personas

  3. Magdalena dijo:

    Por mi edad, querida Luna, soy de las que jugaba en la calle. Lo hacíamos la mayor parte de las veces en la playa al salir del cole, y estoy segura de que los niños de hoy en día no disfrutan ni la mitad, pero… los tiempos cambian y nosotros tenemos que caminar con el tiempo.
    Como siempre, matrícula de honor, bienquerida Uxue.
    Besiños palmeiráns.

    Le gusta a 2 personas

    • Luna Paniagua dijo:

      Yo también jugaba en la calle, y por suerte aquí en el pueblo aún lo hacen. Todavía se oye eso de “vuelve cuando anochezca”. Lo bueno del móvil es que si se retrasan pueden avisar, ¡no todo va a ser malo!
      Mil gracias, Magdalena.
      Un besazo enorme

      Le gusta a 1 persona

  4. Carlos Montalleri dijo:

    Creo que la guerra contra los artilugios endemoniados está perdida de antemano. Pero aún podemos evitarlo, aún nos queda la carta de la imaginación. Hay que proponerla y potenciarla, aunque ell@s han de ser receptivos y eso en estos tiempos es complicado, pero no imposible. Muy muy buen micro, que como ves, nos invita a opinar. Un abrazo Luna.

    Le gusta a 2 personas

  5. Loli dijo:

    Hay que intentarlo (dice la sabiduría popular que todo lo que se quiere se puede). La verdad es que da penita ver los parques con defícit de niños;. Buen y realista relato; me ha encantado.
    Besos guapa

    Le gusta a 1 persona

  6. Raúl dijo:

    Inquietante, como un episodio de “Black Mirror” … Me acuerdo que, cuando era pequeño, todos salíamos a jugar a la calle con el bocadillo en la mano, yo lo partía en dos; hoy día esto es impensable, y no lo digo por lo de jugar en la calle sino porque me parece dificilísimo comerse el bocata, sujetar el otro con la otra mano y ponerse con el móvil. Un abrazo, Luna.

    Le gusta a 1 persona

    • Luna Paniagua dijo:

      Supongo que no te sorprendo si te digo que no he visto ni un episodio de Black Mirror… ni sé de qué va. 🙈
      Siempre podrías meterte el móvil en un bolsillo del pantalón o la sudadera con la mitad fuera mientras meriendas… No se nota el tono, pero me revienta que hagan eso, sobre todo en el bolsillo de atrás.
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  7. carlos dijo:

    Me encanta esta narración Luna, con ella presentas una cuestión fundamental de las relaciones sociales. Prestando más atención a lo inmediato virtual que a lo que sucede a nuestro lado, creo que abrimos un pasillo al pensamiento que nos conduce a la soledad. Un besazo.
    Creo que deberíamos reflexionar sobre las consecuencias antes de pulsar las teclas.

    Le gusta a 1 persona

  8. palmeiralibre dijo:

    ¡Cómo pretendéis quitarles el artilugio de los demonios, si nosotros, los abueletes, estamos más enganchados que ellos…! El otro día no me la pegué de narices -¡por milímetros!- con un señor talludito que venía haciendo footing pendiente del móvil. Y en el Metro… No me atrevería a afirmar que son los jóvenes los más inclinados.
    A ver si tu interesante microrrelato sirve para mover conciencias.
    Un abrazo grande.

    Le gusta a 2 personas

  9. POETAS EN LA NOCHE dijo:

    Vaya propuesta tan buena que planteas.
    La verdad es que es una pena que ya todos estamos con los artilugios enganchados y los niños desde la cuna ya entretenidos con el Baby Einstein y más.
    Yo no me atrevo ahora con esa fantástica propuesta.
    Pero estrujaré mi imaginación.
    Gracias Luna, un abrazo⚘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s