La tilde en los monosílabos — Uxue Emebi

La acentuación en los monosílabos suele dar lugar a dudas y a errores, y a menudo los escribimos con una tilde de más o de menos. Para tenerlo claro de una vez por todas, vamos a ver qué dice la RAE y unos cuantos ejemplos. La norma dice que los monosílabos no llevan tilde, excepto […]

La tilde en los monosílabos — Uxue Emebi

Os dejo por aquí mi último artículo en Uxue Emebi: La tilde en los monosílabos.

Si clicáis en «seguir» os aparecerán en el lector los artículos que publique, o también podéis recibirlos por correo electrónico escribiendo vuestra dirección en la casilla correspondiente (solo os llegarán las nuevas entradas). De cualquier modo, ¡seréis bienvenidos!

Sorteo: Ya no temo a las pesadillas

Ya no temo a las pesadillasEn Psicología y Logopedia Bla Bla están sorteando tres ejemplares del cuento ilustrado Ya no temo a las pesadillas, de Pablo Matera, para celebrar el Día del Libro. Podéis leer la reseña que le hice clicando aquí o en la imagen de la cubierta.

Participar es muy fácil. Se puede conseguir una participación por cada red social:

Sorteo en Facebook

Sorteo en Instagram

Hasta el 22 de abril, ¡solo quedan dos días!

¡Animaos a participar y suerte si lo hacéis!

 

 

Uxue Emebi

UM2

Os doy la bienvenida a la presentación en sociedad de mi página web profesional actualizada (¡haced clic en la imagen!). Lupacor da paso a Uxue Emebi, con varios servicios editoriales, en castellano y en euskera, y un aspecto más personalizado.

El nuevo logotipo es obra del ilustrador Pablo Matera. Aún estoy asombrada de cómo ha plasmado mi esencia y la de mi proyecto. Animaos a visitar su porfolio en Domestika y a seguirlo en Instagram y Facebook.

Para no perderos mis consejos de escritura, redacción, lectura u otros artículos sobre literatura, no tenéis más que seguir los blogs:

O mis redes:

Estaré encantada si me seguís, os dais una vuelta por la página y me contáis qué os parece. Tenía pendiente desde hace bastante tiempo esta actualización y por fin la he hecho. El nuevo Uxue Emebi es el resultado de mucha ilusión, trabajo y esfuerzo. Y no podría haberlo hecho sola, así que gracias a quienes siempre sacáis un momento del tiempo que no tenéis para ayudarme.

Sorteo: El suicida que cumplió cien años

Novela de Javier ValeroQuienes me seguís ya sabéis que leo de todo; eso me ha llevado en más de una ocasión a comprobar que lo que más se vende no es para tanto, y que hay escritores desconocidos con gran talento. Este último es el caso de Javier Valero, un descubrimiento inesperado y agradable.

El caso es que sortea un ejemplar de una de sus novelas, El suicida que cumplió cien años (clic en el título para leer mi reseña). Os animo a participar, es muy fácil. Podéis conseguir una participación por cada una de sus tres redes sociales:

Sorteo en Facebook

Sorteo en Twitter

Sorteo en Instagram

¡Animaos y suerte si lo hacéis!

Trasplante

emociones en 50 palabras

Todo listo: espejo, material quirúrgico, corazón de un portador exquisitamente seleccionado —cariñoso y empático—. Debía apresurarse, en tres horas dejaría de ser viable para el trasplante.

La naturaleza le había dotado de un cerebro excepcional. Pero estaba cansado de escuchar que no tenía corazón, y estaba decidido a cambiarlo.

Microrrelato para el reto «Emociones en 50 palabras» de mayo de Sadire Lleide. Requisitos: escribir un microrrelato o poesía inspirado en la imagen o el sonido que nos proponga en tan solo 50 palabras.

Lupacor edición de textos

Como podéis ver si pincháis en la imagen del logo, he actualizado mi página web profesional de edición de textos y le he dado un buen lavado de cara. Además, la he pasado a WordPress, de modo que ahora podéis seguir el blog al igual que cualquier otro. 

He traído también todas las entradas, pero el dominio es diferente. Por lo tanto, quienes tengáis guardado algún enlace, sabed que ya no es válido; pero lo dicho, encontraréis los mismos artículos en el blog de esta nueva página.

Os invito y animo a todos a visitar la web renovada, contarme vuestra opinión y seguir el blog, para no perderos ninguna explicación. 

corrección redacción informes de lectura

Hoy son

El blog de Lídia

Tenía clase a primera hora y llegué al aula antes que los alumnos. Preparé las hojas de los exámenes y, como aún era pronto, esperé leyendo un artículo sobre el origen de la escritura. Cuando oí que entraban los niños levanté la vista; mis ojos no daban crédito al ver que todos llevaban algún disfraz. Ellos me miraban sonrientes.

—Pero ¿por qué habéis venido así? —pregunté.

Un superman levantó la mano. Lo señalé y dijo:

—Nos dijiste que hoy son Carnavales y que viniéramos disfrazados.

—¡No! —grité sin darme cuenta—. ¡Dije que hoy son los finales y que vinierais preparados!

Microrrelato para el reto Escribir jugando de abril del blog de Lídia. Requisitos:

  • Crea un microrrelato o poesía (máx. 100 palabras) inspirándote en la carta.
  • En tu creación debe aparecer el objeto del dado: ojo.

Reto abril

Reto opcional: que aparezca algo relacionado con el nacimiento de la escritura, que se produjo sobre el año 3400 a. C. en la antigua Mesopotamia. Este primer código escrito recibió el nombre de cuneiforme y se hacía sobre tabletas de arcilla húmeda con un palillo de punta en forma de cuña.

Otro final

banner-reto

La pesadilla había sido la de siempre. También lo eran las líneas luminosas de la pared, provocadas por los rayos de sol que se colaban entre las rendijas de la persiana. Y la angustia, clavada en su pecho y extendiéndose como una flecha de punta venenosa.

Cerró los ojos, nada podía hacer por cambiar su vida. Los abrió. Sí podía. Se levantó, corrió las cortinas, abrió las ventanas. Cocinaría, leería, vería una película. Pero, lo primero, acabaría el cuadro de la selva. Aún le faltaba pintar el león.

Sonrió. No solo había cambiado su final, había conseguido un nuevo comienzo.

Microrrelato para el reto Escribir jugando de marzodel blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

Volver

Me gustaría contarte que hoy he vuelto y he descubierto que treinta años no han sido suficientes para cerrar la herida. Todo se me aparece igual que lo recordaba, pero más ajado. Como yo. Miro la silla tirada en el suelo, rota. La valla con la que cercabas las ovejas ahora está oxidada; cuánto me gustaba ayudarte a meterlas, y cómo me regañabas porque las ponía nerviosas. Me sorprende que las fundas de los cartuchos sigan ahí, ensartadas en las puntas del cercado, aunque descoloridas. Creo escuchar tu voz: «Encuentra tres verdes, cuatro rojas, dos amarillas y cinco azules». Ahora sé que solo era una manera de mantenerme entretenido, pero era mucho lo que me divertía, y qué orgulloso te los llevaba cuando los conseguía reunir. Los árboles están más altos, solo ellos parecen haber seguido con vida. El resto se antoja muerto. Como tú. Seguir leyendo