Hace un año que no te quiero

corazón-vela2

Ilustración de Luna Paniagua

Hoy hace un año que ya no te quiero

van doce meses de malaventura

cincuenta y dos semanas de amargura

cuatro estaciones de eterno aguacero.

 

Fue tu reproche un golpe certero

lo escupiste a traición y con premura

mi pobre corazón sin armadura

no esperaba ese envite lastimero.

 

Hace un año que soy alma vacía

que olvidé reír y lloro escondida

que agonizo en tu fría compañía.

 

Te miro, y mi mente consumida

se pregunta si llegará el día

en que osaré sacarte de mi vida.

 

 

Anuncios

En el aire

en el aire

EN EL AIRE

No sé cuántas veces me han preguntado si me arrepiento. Bueno, sí lo sé, exactamente el mismo número de veces que he contestado que no. No me arrepiento, en absoluto. Ese pipiolo era un creído, un usurpador, un provocador, un mal que había que erradicar. Apareció con su donaire de los veinte apenas pasados, su metro ochenta y cinco y su sonrisa de estudiada despreocupación. La versión oficial era que estaba de prácticas; sin embargo, yo lo calé enseguida: quería quitarme el puesto de presentador. A mí, con lo que me había costado ponerme al frente del concurso. No iba a dejar que me desbancara, por supuesto que no. Seguir leyendo

(Re)inoculación

fantasy-2790666_1920

(RE)INOCULACIÓN

5 de abril de 2476. Tengo miedo. Creo que estoy infectada de un mal que se supone erradicado hace siglos. He leído referencias sobre él y sufro más de un síntoma. Markus-54-D me lo ha debido de inocular. Desde que trabajamos juntos siento mareos, sudoración, palpitaciones, he perdido el sueño y el apetito. Si me dice: «¿Vamos?» o «¿vienes?, yo pienso: «Contigo a donde sea». Es horrible, estoy enferma de eso que llamaron amor.

Reto: 5 líneas de Adella Brac. Octubre: contigo, síntoma y referencias.

Batalla de mediodía

banner-reto

BATALLA DE MEDIODÍA

Ataco con la lanza mientras mi escudo de madera repele flechas sin descanso. Es la una del mediodía y sudo como si el sol me arrojara bolas de fuego. Me consuelo pensando en que enseguida terminará la batalla y probaré el cochinillo que están asando —madre mía, hasta aquí llega el olor— en la Taberna de las ascuas. No, la Caverna de las ascuas. Siempre me confundo con el nombre, y eso que es la cuarta vez que actúo en este Mercado Medieval.

Microrrelato para el reto Escribir jugando de octubre del blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

Los girasoles

eguzkiloreak

Ilustración de Luna Paniagua

LOS GIRASOLES

No falta a su cita del veinte de junio. Conduce media hora y camina, fatigado, los cien metros hasta el cementerio. Lo rodea y se para frente a la tapia trasera, tan cubierta de hierbas y zarzas que ya apenas se distingue la piedra. Le sorprende que a esas alturas aún no haya moras. No le asombra, sin embargo, que los tres girasoles que plantó más de siete décadas atrás sigan en pie. Hace años dejó de llevar otros tres en el coche para reemplazarlos. Los mira con fijeza hasta que se vuelven borrosos.

Seguir leyendo