Concatenación

matrioska-1631194__340

CONCATENACIÓN

—¡Empuja, cariño! ¡Empuja!

—¡No puedo!

—¡Claro que sí! Lo estás haciendo muy bien…

Leroy apretaba la mano de su mujer y le acariciaba el pelo, mojado por el sudor del esfuerzo. Susan estaba tumbada en la camilla del paritorio, con las piernas abiertas y los pies apoyados en sendos estribos. Cogía y echaba aire con rapidez, incapaz de respirar como le enseñaron en las clases de preparación al parto.

Seguir leyendo

Sonríe

SONRÍE

Regálame una sonrisa

de esas que son suave brisa

que se aleja con mi calma

de esas que alegran el alma.

Sonríe que no te cuesta

ni dinero ni esfuerzo

pero para mí es el viento

que hace avanzar mi velero.

Me declaro enamorada

de esa sonrisa sonora

intento de carcajada

tierno gesto de tu boca.

Faro que a buen puerto lleva

es tu sonrisa sin dientes

aunque atrapada me encuentre

en medio de la tormenta.

Siempre sonríe, pequeña

no hay nada que debas temer

contra vientos y mareas

te protegeré, mi bebé.