Vaya caos

reto de escritura

el payaso toca el teclado

el diablo el violín

el querubín el chelo

el bombero la batería

el policía pinta montañas

el hombre araña abetos

el esqueleto un castillo

el armadillo come jamón

el robot salchichas con tomate

el primate sándwiches de mermelada

el hada tarta de fresa

y Teresa ¿dónde está?

ni ha venido ni vendrá

en su casa ha de quedarse

no le gusta disfrazarse

Poesía infantil para el reto Escribir jugando de julio del blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

Qué dicen

qué le dicen los árboles al viento

qué cuentan sus hojitas crepitantes

qué historias fuera de mi entendimiento

.

luego el viento con su habla siseante

conversa con las nubes pasajeras

de ese idioma soy completa ignorante

.

y las nubes, del cielo mensajeras

relatan con su mímica de paso

siluetas a mi juicio extranjeras

.

escucho, callo, miro, mas no hay caso

no acierto a comprender, aun mi cultura

me hallará abstraída el ocaso

cual sorda, muda y ciega criatura

Cómplices

ocaso

Solo el sol fue testigo del instante

en que prendió la mecha de mi esencia

liberó la compuerta sin prudencia

de emociones torrente incesante.

Nadie más vio el mirar centelleante

disputarle el ardor, cuánta insolencia

no era en verdad más que la impaciencia

de aquella que despierta a lo vibrante.

El temor me domina en el ocaso

¿si mi verdad se va con el ardiente?

¿si era no más una inquietud de paso?

Una ola me acaricia lentamente

sé que lo sabe, sé que no hay malcaso

pues el sol ha hecho al mar su confidente.

No duele

Luna Paniagua

A golpe de latido, rebrotó el corazón
(seguía tus certezas)
tenaz como raíz a través del asfalto
(guiado por tus hechos)
luchó, resquebrajó, restableció el camino
(buscaba tus verdades)
sin desgarros ni roces, afloró ileso, entero
(a tu cálido abrazo)
lo he entendido por fin, ahora sé que el amor
(tú me lo has enseñado)
no duele

Flor amarilla sobre pared gris

Flor amarilla

Todas la miran al pasar. A todas inspira.

Compone la poeta versos sobre estrellas;

colorea la pintora, óleo sobre lienzo;

anota la botánica: taraxacum officinale;

relaciona la lingüista dientes, flores y leones;

cavila la mitóloga acerca de sentimientos tan prohibidos como eternos;

imagina la soñadora un cielo gris vencido por el sol,

se contagia la pesimista de su resiliencia.

La corta la enamorada para regalársela a su amor, sin saber que, en dos días una y en dos meses el otro, ambos se marchitarán.

Llora la poeta su musa,

llora la pintora su modelo,

llora la botánica su asterácea,

llora la lingüista su muestra,

llora la mitóloga su efigie,

llora la soñadora su fantasía,

llora la pesimista su mala fortuna.

Llora la niña que esperaba, impaciente, para soplar.

diente de león

Letras inspiradas por la fotografía de Paloma que encabeza esta entrada. Es una de las maravillosas imágenes que comparte en su perfil de Instagram.

 

Amalia

Es tu mirada la que ilumina el universo. Tengo la certeza, mientras te contemplo sin que me veas mirarte. La siento en esta noche sin luna, en esta vida sin estrellas. Tú no lo sabes; desconoces que tus dos faros guían mi destino hacia una playa segura, alejan los truenos de mis temporales y refuerzan la quilla de mis emociones.

Pero tú, incauta, coqueteas indiferente con Morfeo. Ignorante de la desgracia que causarás. Ajena a que tus ojos sean algo más que un instrumento para mostrarte el mundo. Desconocedora de que me llevarás de vuelta a las tinieblas.

Observo, temblorosa, tus párpados cerrarse. Temo el momento en que tus pestañas concluyan el recorrido y la oscuridad vuelva a ser una realidad. Quiero gritarte que no lo hagas, que no me hagas esto.

Y entonces, sucede: escondes por completo tu mirada.

Compruebo, incrédula, que aún te veo. Miro al cielo, mas no encuentro el sol.

Entiendo, en este momento, que la luz siempre encuentra un modo de salir a través de ti. Porque tú eres la luz.

Letras inspiradas por la maravillosa pintura de Amaia L. Podéis ver más obras en su perfil de Instagram.