¿Hasta cuándo?

¿HASTA CUÁNDO?

Algunas noches, muchas, no puedo dormir. Le oigo gritar desde la cama, y a mamá diciendo algo en voz más baja. Unas veces me tapo la cabeza con la almohada y cierro los ojos muy fuerte hasta que me duermo. Otras, las que más, me levanto y les escucho escondido desde el cuarto de la plancha. Mamá le pide por favor que hable más bajo o despertará al niño. «Tú a mí no me dices lo que tengo que hacer». Golpes, gritos, ruegos, insultos, un portazo y sollozos. Siempre lo mismo, durante más o menos tiempo. Hasta el portazo. El portazo indica que llega la calma. Hasta la próxima.

Seguir leyendo

Dos segundos

Comparto mi segunda colaboración con Letras & Poesía – Literatura independiente. ¡Espero que os guste!

woman-591576__340

DOS SEGUNDOS

Se levantó con lentitud del sofá, fue hasta el armario y rebuscó entre su ropa. Encontró una falda larga y un jersey negros y se vistió. Frente al espejo, con semblante serio, peinó su escasa melena plateada. Suspiró. En media hora tenía que estar en la iglesia, debía enterrar a su marido. Una sonrisa iluminó su rostro. Te he ganado, mala bestia, pensó. Estaba sola en casa pero la costumbre le impidió decirlo en voz alta. La costumbre de callar y obedecer, de recibir y callar. Hacía mucho tiempo que sus pensamientos y opiniones se los guardaba para ella sola.

Seguir leyendo