Reseña: Siete días de marzo

Blas Ruiz Grau thriller históricoTítulo: Siete días de marzo

Autor: Blas Ruiz Grau

Editorial: autopublicado

Fecha de publicación: 26 de julio de 2017

Número páginas: 400

Edición: kindle

Género: thriller histórico Seguir leyendo

Anuncios

Esencia final

El blog de Lídia

La elegancia, la soberbia y el tabaco fueron sus señas de identidad. Arrogante, se paseaba por las calles de la villa, mirando por encima del hombro a los vecinos y exhalando el humo a la cara de cualquiera que osara acercársele.

Cuentan que lo abandó la altanería mientras esperaba, sentado y fumando, a que La Parca ignorara el candado de la puerta y entrara a por su alma, tras haber intentado sin éxito encontrar el grimorio en el que apareciera la fórmula para erradicar su cáncer de pulmón.

Microrrelato para el reto Escribir jugando de julio del blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

Mi primer viaje

mi primer viaje

Imagen de Jose Antonio Alba en Pixabay 

No puedo dejar de sonreír y saltar: ¡nos vamos de vacaciones! He estado nerviosa desde que me lo contaron y hoy aún más, porque ¡por fin ha llegado el día! La verdad es que parece que soy yo la única de la familia que está contenta; supongo que será porque también soy la única que nunca ha salido de la ciudad. Cuando solo estaba mi hermana Sara viajaban por los menos dos veces al año, y antes de nacer ella lo hacían mis padres solos. Y ahora nos vamos los cuatro, ¡qué emoción!  

Mamá ha preparado una mochila para cada uno, y una maleta con ruedas para papá y otra para ella. Como no tenemos coche y por aquí ya no pasan autobuses, debemos ir andando. No sé cuánto tiempo ni hasta dónde; no me lo quieren decir, ¡es una sorpresa! Llevo a Mufli, mi conejita de tela, en brazos. Canto, salto, y corro alrededor de mi familia. Sara no quiere jugar conmigo; últimamente se cree muy mayor y hace todo como los adultos, qué aburrida. Papá me grita todo el rato que ande normal o me cansaré el doble.

Debí haberle hecho caso.

No sé cuánto tiempo llevamos de vacaciones. De día andamos y de noche dormimos en el suelo, los cuatro muy juntos. Se nos ha terminado la comida que llevábamos en las mochilas. Me cuesta mover las piernas. A ratos papá o mamá me llevan en brazos, pero también tengo que ir a pie. No dejo de preguntar cuánto falta para llegar.

¡Hemos llegado! Es un camping, hay muchas tiendas y familias. También hay una carpa grande donde mamá y papá dan nuestros nombres, y otra donde recogemos comida y agua. ¡Qué bien! Ha merecido la pena andar tanto. Hay muchos niños y enseguida hago amigos. Creo que a Sara también le gusta porque vuelve a jugar conmigo.

Qué pena, nos vamos de aquí. Pregunto si es porque ya han terminado las vacaciones y me dicen que no, que vamos a otro sitio más bonito, donde vamos a estar mucho mejor. La verdad es que no me apetece andar tanto otra vez. Me animo al escuchar que allí también habrá niños.

Creo que hemos tenido que andar más aún que para llegar al camping. Esta ciudad es enorme, con edificios muy altos, ¡todos enteros! Mamá y papá sonríen, se ve que ellos también tenían muchas ganas de llegar aquí. Empezamos a ir de un sitio a otro. No dejo de mirar alrededor, muevo la cabeza tan rápido que a veces me mareo un poco. Hay mucho ruido, muchos colores, mucha gente y mucho movimiento. De repente me doy cuenta de que mamá y papá lloran, ¿qué pasará? Dicen algo de que no nos dejan entrar. Dormimos en la calle, al lado de unas escaleras de piedra; Sara y yo entre mamá y papá. Aprieto fuerte a Mufli. La gente que pasa nos mira con mala cara y se cambia de acera. Ya no me gusta este lugar, prefiero nuestra ciudad: allí las casas están rotas, pero se puede entrar dentro.

¡Hemos vuelto al camping! Algunos de mis amigos siguen aquí, otros se han ido y también hay nuevos.

Hace unos días hubo explosiones. Yo creía que eso solo pasaba en casa. Una parte del camping se rompió. No hemos visto de nuevo a papá y a mamá, ¿habrán vuelto a nuestra ciudad? No me gusta estar de vacaciones sin ellos. Ahora Sara me cuida; aunque es un poco mandona se porta muy bien conmigo.

No quiero estar aquí. Sara me deja sola todas las noches y cuando vuelve no habla. A veces llora y me abraza. Otras se tumba separada de mí y si me acerco me aparta de un empujón.

Sara se ha ido. No puedo creer que ella también se haya marchado sin mí. ¿Estará en nuestra casa con mamá y papá? Yo también quiero ir con ellos, y pedirles por favor que no volvamos a irnos de vacaciones. En cuanto se vaya la nieve echaré a andar; no puede ser difícil llegar a casa, igual que para venir pero al revés.

Hace días que no he comido nada. No puedo salir de la tienda. La última vez se me mojó la ropa y aún no se me ha secado; he pasado mucho frío. Pero ya no tengo frío. Ni hambre. Solo tengo mucho sueño. Abrazo a Mufli y me tumbo. Solo quiero dormir. Solo… dormir…

Con este relato participo en el concurso de Zenda #historiasdeviajes.

La vecina

microrrelato Luna Paniagua

Imagen de coombesy en Pixabay

Aunque siempre me daba un caramelo de jengibre cuando subíamos en el ascensor, no me gustaba encontrármela. Creo que las arrugas de su cara me daban grima. Vivía en el quinto y ya era vieja cuando yo era niño. Mi hermana y yo la llamábamos la Dinosaurio a pesar de las regañinas de mi madre.

El día que vi su esquela en el portal no sentí nada. Sin embargo, al entrar en el ascensor un fuerte olor a jengibre penetró en mis entrañas y se me clavó como una daga. Ahora siempre subo por las escaleras; aun así, la extraño.

Relato para el taller de escritura de Literautas de junio. Requisito: microrrelato de cien palabras como máximo y de tema libre. Reto opcional: incluir en el texto las palabras daga, ascensor y dinosaurio.

 

El último caso, de Francisco Marín

Segunda novela Francisco MarínMe comprometí a avisaros, a quienes me lo pedisteis, cuando Francisco Marín, autor de El caso Demichellis, sacara su siguiente novela. Pues bien: ¡ha llegado el momento! Se titula El último caso y saldrá publicada el 28 de junio, pero ya está en preventa en Amazon. Podéis leer la sinopsis y reservarla pinchando en la imagen.

Tengo el honor de haberla leído ya, y puedo deciros sin duda que está a la altura de la primera novela. A quienes os gustó El caso Demichellis (es decir, a quienes la habéis leído) también os va a cautivar El último caso.

Si no habéis leído aún El caso Demichellis, aquí os dejo los enlaces a las reseñas que publiqué y mi recomendación de que lo hagáis.

Reseña en Luna Paniagua.

Reseña en Galakia.

 

Cuenta la leyenda

Escribir jugando, El blog de Lídia

Cuenta la leyenda que, en el solsticio de verano, las calles se llenaban de ruido y movimiento. Decenas, centenas, quizás millares de pequeños humanos, liberados de sus quehaceres escolares, corrían como gacelas, saltaban como ranas, reían como hie… como inocentes crías o chapoteaban como patos. Dicen los más viejos que desafiaban al bochorno del día con la frescura de su candidez y a la oscuridad de la noche con la luz de sus miradas.

Ahora, apenas algunos abandonan sus moradas. Se les puede observar muy juntos, encorvados sobre sus artilugios endemoniados. Nadie ha conseguido nunca distraerlos. ¿Te atreves a intentarlo?

Microrrelato para el reto Escribir jugando de junio del blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

Reseña: Primer párrafo

Os invito a leer mi reseña de Primer Párrafo, el segundo libro de Paloma Mozo San Juan (Evavill), para Trabalibros. Solo tenéis que hacer clic aquí o en la imagen de la cubierta. Espero animaros a leer esta preciosa obra de arte, de mimada edición y limitada a 250 ejemplares numerados. Dicho sea de paso, soy la orgullosa dueña del 23.

Si queréis adquirirlo, podéis hacerlo aquí.

reseña

Podéis ver todas las reseñas que he publicado en Trabalibros aquí: Reseñas Trabalibros.