Cuatro décadas

Escribir jugando, El blog de Lídia

Camino hacia casa, pensativa. No me extraña que nadie me haya felicitado hoy, en mi cuarenta cumpleaños; mis seres queridos se han ido y paso por la vida sigilosa como una gata. Mi existencia no servirá para escribir un libro…

Giro la llave en la cerradura, tres vueltas, y entro en mi hogar. Una corriente fría me acaricia la nuca y las luces se encienden. «¡Feliz cumpleaños!». No puedo creerlo, están todos: mis padres, primos, abuelos, hasta los tíos del pueblo. Algunos no tienen muy buen aspecto… qué importa, ¡están aquí! ¿Quién dijo que los fantasmas no existen?

Microrrelato para el reto Escribir jugando de abril del blog de Lídia. Requisitos:

  • Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
  • En tu creación debe aparecer la imagen del dado: un libro.

reto abril

Reto opcional: que la historia contenga el número 40.

FELICITATS, LÍDIA!!!!

Anuncios

Volver a empezar

volver a empezar

El último día de vacaciones lloré un montón. Se acababan los días de baños en el mar, castillos de arena y helados en la merienda. Ya no podría dormir lo que quisiera ni estar en la calle hasta el anochecer.

A la mañana siguiente no podía moverme de la cama. Remoloneé todo lo que pude, aguantando el zarandeo y los gritos cada vez más altos de que fuera ya a la cocina. Pero, al final, tuve que levantarme a ponerle el desayuno a la ansiosa de mi hija.

Reseña: El caso Demichellis

No es en absoluto habitual que yo relea una novela; menos aún una novela policíaca, por razones obvias: pierde emoción saber el final. Sin embargo, con esta he hecho una excepción, y a pesar de conocer el orden de los acontecimientos, la he vuelto a disfrutar. Francisco Marín me sorprendió muy gratamente cuando leí El caso Demichellis por primera vez y, tras una segunda lectura, mi admiración por él no ha mermado.

Os invito a leer la reseña que he publicado en Galakia: Reseña de El caso Demichellis, de Francisco Marín.

Y también a leer la novela, 100 % recomendable. Podéis comprarla en tapa blanda y versión kindle haciendo clic en la imagen de la portada:

El caso Demichellis_amazon

 

kindle unlimited       kindle

 

 

Ni lágrimas ni olvido

prisión franquista mujeres Guipúzcoa

Imagen de Indalecio Ojanguren

NI LÁGRIMAS NI OLVIDO

Ya sé lo que piensas: que lloro porque tengo miedo a la muerte, ¿a que sí? Es normal que te lo parezca, al fin y al cabo soy un viejo de 85 años que ya no puede ni levantarse de la cama para hacer sus necesidades. Pero no. No me asusta morir; al contrario, cuando el Señor decida llevarme a su lado, por fin mi conciencia se acallará. Bueno, el Señor o lo que sea, yo ya no sé ni qué creer. No me mires con esa cara, no son delirios de un viejo chocho. Si quieres, te cuento lo que me ocurre. ¿Sí? Muy bien, supongo que tienes tiempo. Espero tenerlo yo también… Sin embargo, antes de empezar, prométeme una cosa: que no te lo guardarás para ti solo. Haz que España lo sepa. No lo olvides. Seguir leyendo

Las uvas de la lira

banner-reto

*Lira: combinación métrica de cinco versos (heptasílabos el primero, tercero y cuarto, y endecasílabos los otros dos), de los cuales riman el primero con el tercero, y el segundo con el cuarto y el quinto.

LAS UVAS DE LA LIRA

Veinte del mes tercero,

las hadas gestamos la primavera.

El año venidero

me fugo a la Riviera,

¡que infle las uvas otra majadera!

Microrrelato para el reto Escribir jugando de marzo del blog de Lídia. Requisitos:

  • Crea un microrrelato o poesía (máx 100 palabras) inspirándote en la carta.
  • En tu creación debe aparecer la imagen del dado: una lira.

retomarzo

Reto opcional:

  • Que la historia suceda en el equinoccio de primavera.

Gracias — El blog de una empleada doméstica

¡Que Evavill ya ha presentado su libro! Yo ya he encargado uno y estoy deseando tenerlo en mis manos. Os animo a hacer lo mismo, no tengo duda de que merecerá mucho la pena.

¡Mucha suerte, Paloma!

Mirad que libro tan majo. Las letras de dentro las he escrito yo. Sé que muchos ya las habéis leído aquí, en el blog, pero no organizadas ni como un conjunto. Creo que así ganan bastante, será porque me gustan los libros de papel. Los collages que ilustran algunos de los textos y la portada […]

a través de Gracias — El blog de una empleada doméstica

La Redera

Getariako portua

LA REDERA

Ese día me extrañó que ella no estuviera. Fue hace un mes, pasaba por el puerto y enseguida me di cuenta de que faltaba, aunque hacía tiempo que no le prestaba atención. Todos la llamábamos la Redera y la veíamos como parte del paisaje; una entrañable estatua que respiraba: sentada en una silla de madera, con falda y camisa negras y alpargatas. En invierno, abrigo y calcetines largos. El pelo cano recogido en un moño bajo, la cara despejada, ajada por los años y el entorno. Y los ojos… se perdían, sin ver, en el mar que amaba y odiaba. Seguir leyendo