Reseña: DIEZ CUENTOS para iluminar talentos

Diez cuentos para iluminar talentosTítulo: DIEZ CUENTOS para iluminar talentos

Autor: varios autores

Editorial: Luna Literaria

Fecha publicación: diciembre de 2017

Número páginas: 118

Edición: digital

Género: relatos Seguir leyendo

Anuncios

Puntos suspensivos

Nueva entrada en el blog de Lupacor: unos apuntes para evitar los fallos más comunes al escribir los puntos suspensivos. ¿Los utilizas de manera correcta? ¿Seguro…? 🙂

¡Compruébalo aquí!

Logo moztuta

El hombre afortunado

fire-1159157__340

EL HOMBRE AFORTUNADO

Llevaba un hacha en la mano derecha y un leño en la izquierda. Colgó la herramienta en su lugar y entró en la cocina. Miró la chimenea: el fuego había prendido bien, de momento no necesitaría más madera, así que dejó la que portaba en el suelo. Se sentó con la espalda hacia las llamas. Comenzó a comer el jamón y el queso que le esperaban en la mesa desde que llegó. De vez en cuando le daba un trago a la bota rellenada con vino tinto.

Miró por la ventana. La primavera estaba al caer, pronto templaría y podría hacer eso mismo en la mesa de fuera. Sonrió. Tenía sesenta y cinco años y acababa de jubilarse. A partir de entonces, esa sería su vida; se sentía, sin duda, un hombre con suerte.

Relato para el taller de escritura de Literautas de junio. Requisitos: que el relato lleve por título El hombre afortunado. Reto opcional: que comience con la frase: «Llevaba un hacha en la mano».

 

Cambio de vida

arantzazu

CAMBIO DE VIDA

Recuerdo la primera vez que la vi, fue en el camino que lleva a Aránzazu. Se había apartado para dejar pasar a un coche. Entonces se giró y me miró, con esos ojos negros y profundos que aún hoy me tienen enamorado. Consiguió de mí lo que ninguna había logrado: compromiso y fidelidad. Perdí mi trabajo por dedicarme a ella en exclusiva, pero somos felices: estamos juntos, no nos falta de comer y ya hemos tenido nueve preciosos terneros.

Reto: 5 líneas de Adella Brac.   Junio: nueve, vez y camino.

reto5lineas-bronce-2018

 

Hasta el infinito

dyslexia-3014152__340

HASTA EL INFINITO

—Deberías ver las rozaduras de mis talones, los tengo en carne viva. Eso sí, ha merecido la pena: una ascensión dura, pero ¡qué vistas desde arriba! El Aneto es el monte más alto de Pirineos, ni más ni menos. Y los he subido más altos, hija, antes de que tú nacieras. Yo subí al Everest, ¿sabías eso, Mariana?

—Eres un campeón —respondió Carla, mientras miraba a los ojos velados de su abuelo y le apretaba la mano. Él sonrió y perdió la mirada en el horizonte, más allá de la verja del geriátrico.

Cosas de niños

boy-1637188__340

—No seas impaciente, que no siempre tiene que ser lo que tú quieres y cuando tú quieres. Qué niño este, no tiene remedio. Hala, ahora se pone a llorar. ¿Es que no puedes aguantar  ni un poco? ¿No ves que si dejo de remover se me pega el arroz con leche? Además, que la culpa es tuya, mira que os he dicho mil veces a tu hermano y a ti que no juguéis con la caja de herramientas. No grites. He dicho que esperes, y si no quieres esperar, te sacas tú solito el clavo de la frente.

La cueva del Dragón

cyprus-3397232__340

LA CUEVA DEL DRAGÓN

—Recuérdame por qué he venido contigo… —Ángel apenas podía seguir el ritmo de su hermana.

—Porque eres mi hermano mayor y tienes la errónea idea de que no sé cuidar de mí misma y debes hacerlo tú.

—Sara, entrar en una cueva que lleva más de ochenta años cerrada y de la que nadie en el pueblo quiere contar nada no parece un acto de responsabilidad.

—No es que no quieran, es que no saben. —La joven encendió la linterna frontal y Ángel la imitó. En breve se adentrarían lo suficiente como para que no entrara luz del exterior—. No queda nadie vivo de cuando la cerraron.

—¿Cómo que no? ¿Y el abuelo?

Seguir leyendo