Idiotas

reto de escritura

El viento libera mechones de su pelo y colabora con el entusiasmo para colorearle las mejillas. Desde que la conozco me ha atraído como un imán, pero nunca la había querido tanto como ahora, mientras grita «¡idiotas!» una y otra vez. Sigo su mirada y me encuentro con un montón de ojos desbordantes de envidia, que no pierden de vista a la casita atada a un aerostato en la que viajamos. Ahí se quedan, con los pies clavados en la insulsa cordura, todos los que se reían de mí por querer construir castillos en el aire. 

Microrrelato para el reto Escribir jugando de febrero del blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

Sorteo: El suicida que cumplió cien años

Novela de Javier ValeroQuienes me seguís ya sabéis que leo de todo; eso me ha llevado en más de una ocasión a comprobar que lo que más se vende no es para tanto, y que hay escritores desconocidos con gran talento. Este último es el caso de Javier Valero, un descubrimiento inesperado y agradable.

El caso es que sortea un ejemplar de una de sus novelas, El suicida que cumplió cien años (clic en el título para leer mi reseña). Os animo a participar, es muy fácil. Podéis conseguir una participación por cada una de sus tres redes sociales:

Sorteo en Facebook

Sorteo en Twitter

Sorteo en Instagram

¡Animaos y suerte si lo hacéis!

La señora Ambulancia

Letras animadas BlaBlaTV

(Poema infantil)

Aquí estoy, soy la señora Ambulancia,

ando siempre ojo avizor,

a todas horas estoy de guardia,

atenta a cualquier urgencia:

atropello, caída, torcedura o mordedura,

allá donde alguien tenga dolor,

a toda potencia,

allá voy yo.

Acelero, pongo la sirena:

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

A rápida nadie me gana,

aparezco la primera,

al hospital llego en un periquete.

Aunque ¡mejor si no hago falta!

¿A que os ha gustado conocerme?

¡Adiós!, gracias por escucharme.

¡Hasta otro día!

Ay, lleva hache, esa no vale…

(Además, no rima)

Colaboración con Psicología y Logopedia BlaBla y sus «Letras animadas».

Una lágrima

reto de escritura

La bombilla del techo iluminaba tu mirada casi tanto como la lágrima que resbaló por tu mejilla alumbró mi esperanza. Quise guardarla en un frasco y llevarla siempre conmigo, segura de su anuncio de algún sentimiento por mí en tu interior. Cerré los ojos mientras me repetía que aún me querías y eso me impidió verte marchar, pero el sonido del portazo apagó, inclemente, mi ceguera.

Microrrelato para el reto Escribir jugando de enero del blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

¡Qué estrés de Navidad!

Qué estrés de Navidad

Gracias a Dios o a quien sea que ya se acaban estas Navidades. Las más estresantes de mi vida, con diferencia. Desde el día de principios de noviembre en que recibí las cartas de papá Noel y los Reyes Magos he estado en un sinvivir. Que ellos no iban a venir este año, escribían, que son grupo de riesgo y no podían salir. Me puse en contacto con Olentzero, el Apalpador, el Angulero, el Tío de Nadal y nada, que estaban todos en confinamiento preventivo. ¡El Tío de Nadal! «Pero si eres un tronco», le contesté. Y él, que sí, que un tronco pero viejo, y que si un año se podía librar de los golpes, no iba a perder la oportunidad.

No tenía elección: tocaba preparar una estrategia para que mis dos hijas tuvieran sus regalos sin darse cuenta de que había sido yo. Escribí las cartas con ellas, buscando lo que querían en internet con la excusa de ponerlo bien, para que no se confundieran y les trajeran algo parecido que no les gustara tanto. «Pero mamá, si siempre lo han entendido». «Ya, pero este año igual andan despistados con lo del coronavirus y se lían». Menos mal que soy de respuesta rápida, porque estas dos cuando no quieren enterarse no se enteran de nada, pero cuando sí… ríete tú de Poirot.

Seguir leyendo