ADOPTA UNA AUTORA *2

letras2objetosblog
Adopta una autora

JULIA OTXOA – Poesía y reseña de “El jardín de arena”

urbasa_21881_1

POESÍA

La poesía es el primer género que cultivó Julia Otxoa, el tronco del que más tarde surgieron otras ramas, pero siempre teniéndola como base.

Se caracteriza por la brevedad y la autonomía en forma, ya que no sigue ningún estándar ni en métrica, ni en composición de la estrofa ni en rima.

En sus poemas podemos encontrar todos los factores que la caracterizan, y recordamos de la primera entrada:

  • Experimentación
  • Lentitud
  • Sentimiento de extranjería
  • Alegría, humor, absurdo, ironía
  • Naturaleza
  • Repulsa a la injusticia e imposición
  • Sensibilidad con el dolor ajeno
  • Memoria histórica

⇒ Breve muestra de sus poemas:

A veces dejo que la fiera
meta su pata por la ventana
y me revuelva la sopa,

luego, cuando se aleja otra vez
hacia la melancolía,
queda un rastro de pelos en mi plato,
una navegación a la deriva,
un idioma extraño y necesario.

———————–

Sé que en esta hora frágil del día, más débiles que el más pequeño de los pájaros, no sería necesario un huracán para vencernos, la más leve brisa podría derribarnos.

———————–

Existió en otro tiempo un lugar
donde cada pétalo caído era enterrado
en una pequeña tumba de cristal.

———————–

La vida es insoportable sobre las cenizas de las víctimas. No me hables de los héroes, he visto todos los trajes de la muerte, la sombra de la sangre derramada es siempre imborrable y única. Miro nuestra casa y sólo veo fantasmas.

————————

Tengo frío junto a los estandartes, el rumor de sus himnos hiela mi corazón como la negra memoria de una guerra perpetua.

⇒ Ha publicado varios poemarios, el último de ellos “Jardín de arena”, cuya reseña incluyo a continuación; y su obra ha sido incluida en distintas antologías.

Se puede consultar la bibliografía completa en la página web de Julia Otxoa.

≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡≡

RESEÑA – JARDÍN DE ARENA

jardin-de-arenaTítulo: Jardín de arena

Autora: Julia Otxoa

Editorial: Ediciones La Palma

Colección: EME (escritura de mujeres en español)

Año publicación: 2014

Número páginas: 151

Encuadernación: Tapa Blanda

Género: Poesía

Julia Otxoa ( San Sebastián, 1953 ). Poeta y narradora,  su creación se extiende al campo de julia-otxoala poesía visual, la fotografía,  y las artes plásticas en general. Su obra, con mas de treinta títulos publicados en poesía, narrativa , y   narrativa infantil ha sido traducida a varios idiomas e incluida en diferentes antologías de poesía, poesía visual y microrrelato. Sus libros mas recientes “Jardín de arena” y “Escena de familia con fantasma”.

»»»»»»»»»»»»

Sinopsis:

Jardín de arena habla del desierto y del jardín como espacios en diálogo de un mismo tiempo circular. Desde la circunstancia extrema del ser expulsado de todos los lugares, desde el destierro, en el que todo se detiene para renacer en el jardín como descubrimiento iniciático. Desde la radicalidad del vacío, el alumbramiento. Perder el lenguaje para hallarlo al fin, en llamas. Tránsito de arena hacia la raíz y la palabra, desenterrando el canto.

»»»»»»»»»»»»

Componen este poemario un total de 131 poemas repartidos en dos partes, El desierto (56) y El jardín (75). Todos ellos breves y sin forma definida; libres tanto en composición como en métrica y rima. Llenos de simbolismo y sensibilidad.

MEMORIA de hierba y desierto de olvido.

A través de los poemas de El desierto compartimos la historia de un joven soldado realizando el servicio militar durante la guerra secreta de Franco. Leyéndolos podemos sentir su soledad, angustia y desesperación; el sinsentido y la crueldad de la guerra.

Referencias a la memoria histórica, una de las constantes de Julia Otxoa, claramente reflejada en dos de sus poemas; uno en recuerdo a las 150.000 víctimas franquistas que yacen sin identificar en las 2.000 fosas españolas todavía sin abrir; y otro en el de su abuelo, Balbimo García de Albizu Usarbarrena, asesinado por rojo el 7 de septiembre de 1936 en la sierra de Urbasa (Navarra).

El Universo cabe ahora en una sola palabra, resistir.

IMPOSIBLE el exilio de la memoria.

Es el hombre muy dado a hablar de libertad, con el hacha en la mano, y la cabeza de su hermano decapitada bajo la bota.

En El jardín encontramos la naturaleza en estado puro, una unión mística y visceral con ella y la importancia de todas las criaturas, desde la más pequeña hasta la mayor. Se observan numerosas referencias a la constante transformación; de las cenizas en vida, la oscuridad en luz; el ciclo de la vida siempre en movimiento.

TAMBIÉN la libélula y la lagartija como El Quijote o Hamlet, son páginas del libro prodigioso del Universo.

QUÉ reconfortante hablarle a un árbol que hemos plantado y que al cabo de los años, ya crecido, nos responda con el cariño como lo haría un hijo.

A menudo, el trato con la naturaleza compensa del desengaño producido por el género humano.

»»»»»»»»»»»»»

Conclusión:

Excelente poemario de enorme sensibilidad y personalidad. Recomendable para amantes de la poesía con la mente abierta.

También recomendable para no acostumbrados a la lectura de poemas, ya que son poemas de fácil lectura y comprensión.

Reto 8 – El libro del Escritor

8. Usa una escena romántica de una película que sea reconocida y dale un giro sorprendente para cambiar totalmente esa historia.

titanic-3d-trailer

TITANIC REMAKE

Abril de 1912. Anochece en el océano Atlántico, sobre el horizonte, se recorta la figura del mayor transatlántico del mundo, el RMS Titanic;  en la barandilla de proa, una pareja saborea el viento y la pasión de un amor prohibido. Rose es una joven de clase alta prometida sin su aprobación con el hijo único de una familia rica; Jack es un pasajero de tercera clase, falto en dinero pero sobrado de picardía y buen físico, cualidades ambas que lo hacen muy atractivo a ojos de Rose. Permanecen abrazados cara al viento,  Jack sostiene a Rose por detrás; ella extiende los brazos y cierra los ojos.

—Me siento como si estuviera volando —le dice embelesada.

—¿Te gustaría volar de verdad? —pregunta él.

—Sería genial —contesta, extasiada por la magia del momento y la seguridad que siente en los brazos de aquél hombre, de vida tan diferente a la suya, pero al que siente tan cerca como si hubieran crecido juntos. Piensa que ese sentimiento debe de ser el amor del que tanto ha leído en libros; que estaban predestinados a estar juntos y por eso el destino, más sabio que las clases sociales y los convencionalismos, se había encargado de unirles en ese barco.

—¡Pues no se hable más! —dice Jack con una traviesa sonrisa y la empuja con todas sus fuerzas. Ve cómo saca la cabeza del agua y mueve los labios aunque no oye lo que dice, piensa divertido que seguro que es mejor no saberlo;  le dice adiós con la mano mientras va convirtiéndose en un punto lejano y, finalmente, desaparece.

Cuenta otra versión de esta historia que de alguna manera Rose consiguió volver a subir al barco, y por supuesto no perdonó a Jack lo que le había hecho. Por eso, tras el naufragio, cuando él se le acercó nadando, ella no permitió que se subiera a la tabla en la que se mantenía a flote, a pesar de que cabían los dos sin problema.

¿La verdad? Dudo que nunca la sepamos.

RESEÑA – EL CASO DEMICHELLIS

EL CASO DEMICHELLIS – FRANCISCO MARÍN

el-caso-demichellis

Título: El caso Demichellis

Autor: Francisco Marín

Editorial: Punto Didot 

Fecha publicación: Diciembre 2016

Número páginas: 170

Edición: Ebook

Género: Novela negra

 

Francisco Marín nació en Castro-Urdiales (Cantabria), 1962. A los nueve años se trasladafrancisco-marin con su familia a vivir a Benidorm (Alicante), donde transcurrirá toda su juventud. Posteriormente residirá en Valencia, Bellvís (Lleida), San Sebastián y finalmente se afincará en Ibiza, donde vive en la actualidad. Es licenciado en Derecho por la UNED. Estudió tres cursos de Filosofía en la Universidad de Valencia, pero no acabó la carrera. Durante algunos años trabajó como recepcionista de hotel y camarero. Desde 1992 es funcionario de la Administración de Justicia.

»»»»»»»»»»»

Personajes principales:

Raúl Ballesteros: Abogado del acusado.

Paco Marín: Amigo de Raúl.

Raquel López Demichellis: Hermana de una de las víctimas.

Alex Zarco: Detective privado y amigo de Raquel.

 

Sinopsis:

Un intenso thriller que se desarrolla en los juzgados y las calles de Ibiza y que nos atrapará desde las primeras páginas. Con el trasfondo de la crisis económica, un prestigioso abogado políticamente incorrecto y un extravagante detective buscan resolver un asesinato. En su búsqueda de la verdad se encontrarán con una serie de personajes variopintos y nos mostrarán los entresijos de la abogacía y las virtudes y miserias del sistema judicial español.

»»»»»»»»»»»

En Ibiza, lugar tranquilo fuera de la temporada estival, se producen dos crímenes en menos de veinticuatro horas. Del primero, un hombre que ha sido disparado, no se tienen pistas; pero en el segundo, una enfermera asfixiada, encuentran y condenan a un hombre, sin mucha investigación y con un método poco ortodoxo para lograr una confesión.

Ni el abogado defensor ni la hermana de la víctima están convencidos de que hayan condenado al verdadero asesino, por lo que contratan a un detective privado para que investigue.

Excelente narrativa de Francisco Marín durante toda la novela, desde el principio coge ritmo con una increíble persecución, y chapó la intervención del abogado Ballesteros en el juicio; una escena que no extrañaría ser difícil de entender para no acostumbrados al lenguaje judicial (como es mi caso) la hace clara y atrayente.

Buena trama, buen ritmo y buen orden de los acontecimientos. No hay incongruencias y todas las pistas y hechos van encajando perfectamente entre sí.

En un principio pensé que profundiza en exceso en la vida de los protagonistas, lo que ralentizaría el desarrollo (con la descripción de Paco Marín en concreto), pero a medida que avanza la novela eso hace a los personajes más reales y no entorpece en absoluto el ritmo de los acontecimientos.

A través de los distintos personajes se evidencian críticas sociales y políticas, bien encajadas dentro de la historia.

Obligada mención para el epílogo, que en un principio parece el típico en el que todo se soluciona para bien; sin embargo aún guarda alguna sorpresa.

La única pega, algunos errores ortotipográficos que deslucen el texto y la buena narrativa del autor; aunque no entorpecen la lectura.

Nota: La versión que yo he leído es la versión en formato ebook, autoeditada. También se publicó en septiembre de 2016 en papel por ediciones Atlantis.

»»»»»»»»»»»

Conclusión:

Recomendable sin duda a todos los aficionados a la novela negra, reúne todos los requisitos del género más valores añadidos.

Concurso EDE / El Asombrario – Enero

Quiero compartir con vosotros el texto con el que me presenté al Concurso del blog de Escuela de Escritores de enero.

Estas eran las bases, por el profesor Pedro Bosqued:

Un barracón de un campo de concentración. Algo que no se ha destruido para no ser olvidado. Pero la acción ya ha pasado, y la conocemos. Con el uso del pretérito indefinido, contar una breve historia, una narración libre cualquiera, de 500 palabras aproximadamente.

⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗

ARBEIT MACHT FREI

Hace unos meses me ocurrió algo abrumador. Como tantas veces, decidí participar en un concurso de escritura, en aquella ocasión con un texto sobre un campo de concentración. Abrí un paquete de galletas, me senté delante del ordenador y entré en internet, buscando inspiración y originalidad. Tecleé “campo de concentración” y aparecieron ante mí innumerables fotos que comencé a visualizar una a una, instantáneas de un negro periodo de la historia, meros instrumentos de transmisión de hechos pasados. Pero de repente, una fotografía cobró vida, un niño de unos doce años, desnudo, con apenas más que piel sobre los huesos, me miró fijamente y parpadeó. La primera vez creí imaginarlo, pero lo repitió. Se me cayó la galleta de la mano. Miré con detenimiento al niño, a esos ojos apenas visibles dentro de las pronunciadas y sombrías cuencas, desbordantes de desesperanza. No pude soportarlo y pasé la foto; en la siguiente apareció un barracón de ladrillo vacío, me estremecí al sentir el frío y la humedad. Entró un grupo de hombres, vestidos con traje a rayas, sucio y roto sin excepción, alguno sin chaqueta dejando ver las costillas y los malsanos ángulos de sus huesos. En silencio, con andar cansino y en muchos casos cojeando se repartieron a lo largo de las literas de cuatro pisos; el olor a sudor, deshechos y derrota penetró por mis fosas nasales y bajó hasta la garganta. Reprimí una arcada y cambié a la siguiente imagen. Un hombre de pelo blanco y rostro marchito levantó con lentitud la manga izquierda de su jersey, dejando ver cinco dígitos escritos en su brazo: 98288, tatuaje con el que el régimen nazi le condenó a vivir para siempre. Mi respiración se aceleró y se me humedecieron los ojos al pensar en el más doloroso y duradero estigma que le grabaron en el alma. Pasé a otra fotografía, en la que vi dos hornos incrustados en una gran estructura de ladrillos, en cada entrada una camilla metálica sobre raíles; oí el chirrido de una puerta, voces toscas y pasos acercándose, no quise ver más y puse la siguiente instantánea, que me mostró una alambrada de espino delante de un muro. Una ráfaga de viento helado me acarició la frente, suspiré angustiada y mi aliento se condensó en el aire. Por el margen derecho aparecieron, uno a uno, trece niños,  todos con amplias camisas de rayas sobre su ropa y la cabeza tapada para combatir las gélidas temperaturas. Se detuvieron frente a mí y me miraron, sin un ápice de infancia en sus semblantes. Dos lágrimas rodaron por mis mejillas, luego otras dos, y ya no pude más. Corrí hasta el baño y vomité. Después me metí en la cama y lloré por esos niños, por todos los niños, hombres y mujeres que sufrieron en aquellas fotografías, y por todos los que no vi, y pensé que a Einstein, cuando habló de las cosas infinitas, se le olvidó la maldad humana.

RETO 7 – El libro del Escritor

7. Da voz a los recuerdos y ofrece una solución en forma de historia para un personaje que pierde la memoria cada día.

th

LADRONA DE RECUERDOS

Sábado, 11 de febrero de 2017. Pedro se despierta por el ruido de unos pasos al galope y gritos de niños en el piso de arriba, e inmediatamente se incorpora en la cama y piensa “¡Me he dormido!”. Debería haberse levantado a las 5:15 para fichar puntual a las 6:00, tal y como lleva haciendo los últimos diez años. Mira hacia la mesilla, su radiorreloj marca las 9:37 —no es posible, ¿cómo he podido dormirme?—, y pegado a él, una nota que puede leer gracias a la luz que entra por las rejillas de la persiana: MIRA ESTO, y una flecha señalando hacia la derecha, a un álbum de fotos. Lo coge y lo abre; en la primera página hay una foto de Raquel y él el día de su boda, y debajo, unas líneas escritas con la inconfundible letra de su mujer:

“Buenos días cariño, espero que hayas dormido bien. Seguramente estoy en la cocina y si no he bajado a por el pan, pero antes de levantarte lee esto por favor. Hace cuarenta años tuviste un accidente en el trabajo —¿cuarenta años? Pero si sólo tengo treinta y cinco y llevo diez en la fábrica—, se te cayó una bobina encima. Estuviste un mes en coma, cuando despertaste no recordabas nada desde justo antes del accidente, y todo lo que aprendías durante el día se te volvía a olvidar después de dormir. Y así ha seguido siendo hasta hoy. Te pondré al día, tienes setenta y cinco años y yo setenta, nuestro hijo Pablo cuarenta y cinco y ha tenido dos niñas, Amaia y Nerea que ahora tienen diez y ocho años. En las siguientes hojas puedes ver un montón de fotos de estos últimos cuarenta años; y en la última, un espejo.

Ahora estamos en la casa de tus padres del pueblo; siento tener que decírtelo pero ellos ya no están, como comprenderás cuando asimiles lo que te ocurre. Las niñas pasan el verano aquí con nosotros y están deseando darle los buenos días a su abuelo.

Tómate el tiempo que necesites, cuando te sientas preparado levántate, tenemos muchas ganas de darte un beso. Te quiero”

Pedro se queda un rato mirando las letras, algunas parecen destacarse entre las demás, “setenta y cinco años”, “dos niñas”, “abuelo”. Al pasar la primera hoja se fija en su mano, arrugada y con las venas marcadas; desde luego no es la mano de un hombre de treinta y cinco años. Mira detenidamente todas las fotos; Raquel, Pablo y él en muchas de ellas, Pablo cada vez mayor, su boda con una mujer que no conoce, la mujer embarazada, él con un bebé en brazos; hasta la última, en la que aparecen su mujer, su hijo, la desconocida, él mismo y dos niñas rubias que le abrazan una por cada lado. Encuentra el espejo y muy despacio lo sube hasta ponerlo frente a su cara. “Oh dios mío”. Está claro que no es ninguna broma, el pelo blanco y el rostro surcado por arrugas hacen juego con sus manos.

Atónito, pero mentalizado y también movido por la curiosidad, se levanta. No ha abierto la puerta del todo cuando oye un grito “¡Abuelo!” y dos torbellinos rubios se le lanzan encima. “¡Pero niñas! ¡Ya sabéis que tenéis que dejar un rato tranquilo al abuelo!”. La dueña de esa voz es Raquel, su mujer, que le mira sonriendo. Está mayor, mucho más mayor, y más delgada, pero le sigue pareciendo preciosa y encuentra en su sonrisa y en sus ojos un rayo de familiaridad que le hace sentirse seguro, en casa.

Pasan el día los cuatro juntos, a Pedro no le cuesta adaptarse a su nueva situación; le da mucha pena no recordar los últimos años pero decide que, ya que eso no tiene arreglo, lo mejor que puede hacer es no darle vueltas y disfrutar a partir de ese momento.

Cuando las niñas —al fin— se duermen, se sienta con su mujer en el sofá, y le cuenta algo a lo que lleva dando vueltas desde el mediodía.

—¿Sabes? No me creo que vaya a olvidar todo esto durante la noche. Pienso… no, tengo la certeza de que algo ha cambiado en mi cerebro durante el día —le pasa el brazo por detrás del hombro y la aprieta contra él—. Es imposible que olvide esto —la besa en la frente— y esta amnesia rara, igual que vino se puede ir. Y estoy seguro de que se ha ido.

Raquel le mira con una sonrisa maternal y un par de lágrimas a punto de escapar, le da un beso en los labios y dice:

—Qué bien cariño.

Domingo, 12 de febrero de 2017. Pedro entreabre los ojos, al darse cuenta de que entra luz por las rendijas de la persiana se incorpora como impulsado por un resorte, “¡Mierda, me he dormido!”

RESEÑA – LOS DÍAS IGUALES DE CUANDO FUIMOS MALAS

LOS DÍAS IGUALES DE CUANDO FUIMOS MALAS – INMA LÓPEZ SILVA

los-dias-iguales-de-cuando-fuimos-malasTítulo: Los días iguales de cuando fuimos malas

Autora: Inma López Silva

Editorial: Lumen

Fecha publicación: Enero 2017

Número páginas: 285

Edición: Ebook

Género: Narrativa contemporánea

Inma López Silva nació en Santiago en 1978. Es escritora y crítica teatral. Se dio a conocer inma-lopez-silvaen 1996 con la novela Neve en abril, y pronto obtuvo el reconocimiento del público y la crítica a través de los premios más importantes de la literatura gallega: en 2002 el Premio Xerais de Novela por Concubinas, y en 2008 el Premio Blanco Amor, entre otros, por Memoria de ciudades sin luz.

También pertenecen a su obra narrativa las dos colecciones de relatos Rosas, corvos e cancións y Tinta, la novela cómica No quiero ser Doris Day, así como New York, New York, un texto sobre su vida en Manhattan, y Maternosofía, un ensayo escrito al hilo de su primera maternidad. Los días iguales de cuando fuimos malas, publicada en gallego hace pocos meses, es su novela más reciente y ya ha cosechado el reconocimiento de la crítica y el público de su tierra. Con este espléndido trabajo, la autora se incorpora al catálogo de Lumen.

Inma López Silva es también columnista, traductora de las obras dramáticas de Albert Camus y Jean Genet y autora de una extensa producción ensayística centrada en el teatro.

»»»»»»»»

Personajes principales:

Inma: Escritora. Narradora de esta historia.

Margot: Gitana, prostituta, madre y presa discontinua.

Laura: Funcionaria de prisiones.

Valentina: Colombiana, madre y presa.

Sor Mercedes: Monja y presa.

 

Sinopsis:

Ahí están, charlando en el patio o desfilando en el comedor a la espera de que una compañera les llene un plato de sopa triste. Parecen iguales, presas sin más, pero basta con mirar despacio y afinar el oído para descubrir mundos distintos: Margot, cansada de vender su cuerpo por las calles de la ciudad, se toma un descanso entre rejas. Valentina ha llegado de Colombia con un niño en brazos y muchas preguntas en la mochila. Sor Mercedes cumple su condena con fervor religioso y sin remordimientos. Laura quiso ser bailarina, pero otro destino se impuso, y a menudo contempla la vida entera como si fuera una condena.

Junto a ellas está la escritora, una mujer discreta que emborrona papeles e intenta olvidar locuras pasadas. ¿Qué habrá en estos folios? Nadie sabe, nadie pregunta, pero las historias se cruzan y las páginas ahí están para descubrir qué hay detrás de estos días iguales que se vuelven únicos, espléndidos, en las manos de Inma López Silva.

»»»»»»»»

Inma, la escritora, es la narradora de esta novela. Cuenta su vida y las de otras tres presas y una funcionaria de prisiones, tanto durante su estancia en la cárcel como antes de entrar en ella. Comienza con un capítulo para la presentación de cada una de las protagonistas; en el resto de capítulos intercala retazos de sus historias, sin que resulte lioso ni se tengan dudas sobre quién está hablando.

Es una novela muy bien documentada de lectura fácil y amena, que ofrece una visión humana de la vida en la cárcel y, a través de las vivencias de las cinco mujeres, deja al descubierto diferentes problemas de índole social.

También la maternidad tiene un lugar importante dentro de la obra.

Esta novela fue escrita en gallego, lengua materna de la autora, y posteriormente traducida al castellano.

»»»»»»»»

Conclusión:

La recomiendo para todo tipo de lector adulto, por su lectura fácil y entretenida; y por la crítica social que hace, da que pensar y merece mucho la pena ser leída, y que cada cual saque sus propias conclusiones.

Zenda – Concurso de historias de amor

SI ELLOS SUPIERAN

Es la más guapa del pueblo desde que nació. Ya en neonatos, las abuelas que insisten en que esos bebés arrugados, sucios y llenos de marcas son preciosos, decían que era aún más bonita que los demás.

Fuimos a la misma clase desde la guardería, aunque no me acuerdo de esa época; sí la recuerdo en primaria, con su pelo largo, liso y rubio; y esos ojos verdes, claros y brillantes que su madre decía que había heredado de la bisabuela. Yo nunca había visto ni he vuelto a ver unos ojos así.

Durante las vacaciones anteriores al primer año de instituto le crecieron los pechos y parecía la típica protagonista de película americana para adolescentes; estoy seguro de que todos los de clase la imaginamos con traje de animadora. Se sentaba delante de mí pero yo no era el tipo de chico en el que se fijaban las chicas como ella. Mejor dicho, yo no era el tipo de chico en el que se fijaban las chicas.

Después del instituto fui a estudiar a la capital, pero volvía al pueblo los fines de semana. Un sábado me enteré de que estaba saliendo con Antonio, el hijo del banquero. Lo supe porque les vi juntos por la calle, agarrados de la mano; estaba claro que iban en serio.

Acabé los estudios y abrí un pequeño negocio en la calle principal, entre el supermercado y la mercería. Los veía pasar todos los días, cogidos de la mano o por la cintura, hablando y riendo. Decían que iban a casarse. Me corroían los celos y la envidia, prendían mi rabia y me abrasaban las sienes.

Pero al final fue cierto aquello que decía mi madre, que todo le llega al que sabe esperar; y tras mucho esperar y también desesperar, ella fue mía. Ella es mía, y lo será siempre. Es lo justo, Antonio solo la quería como trofeo, los de su estatus siempre llevan una mujer florero a su lado; pero lo que yo siento es amor de verdad, es pasión, adoración… No puedo describir con palabras cómo se enciende mi corazón cuando, cada noche y cada mañana —y muchas veces durante toda la noche—, la miro tumbada en mi cama, tan en paz, tan perfecta; cuando acaricio su delicada y pálida piel, y le beso con suavidad sus rosados y carnosos labios.

Me da rabia no salir juntos a pasear por el pueblo, pero nadie debe saber que ahora es mía; a un tipo como Antonio, con un padre tan poderoso como el suyo, no se le puede traicionar y salir indemne. Pero ojalá lo supieran, me encantaría ver sus caras al saber que he conseguido a la chica más guapa del pueblo, las de Antonio y de todos los que siempre se han reído de mí; en infantil por estar gordo, en primaria por llevar gafas, en secundaria por no tener más de cuatro pelos en el bigote, y, desde que volví de estudiar y abrí la tienda, por ser taxidermista.

RETO 6 – El libro del Escritor

6. Describe una escena de un relato pensando en una fecha significativa para ti y traslada esas emociones a tus personajes.

La mejor y más intensa experiencia de mi vida ha sido sin lugar a dudas dar a luz a mis hijos, por lo que no tengo una fecha sino tres. He intentado trasladar lo que sentí esos días a mi personaje, y en todo lo que rodea he introducido grandes cambios para que no pareciera un capítulo de mi biografía.

Y para contrarrestar un poco tanta ñoñería un toque de crítica social.

ciguena_4

EXPLOSIÓN DE EMOCIONES

Estoy saturada de emociones, nunca había sentido tanto, tan intenso, y en tan poco tiempo. Pero si tuviera que elegir una sería sin lugar a dudas, felicidad. No puedo dejar de contemplar a este pequeño ser, un milagro de la naturaleza, dormido contra mi pecho. Por más que lo miro y aunque sé que es así, me cuesta creer que ayer estuviera dentro de mí y ahora en mis brazos. Miro a mi derecha, Miren está dormida, ya tiene que estar cansada porque no hay sillas más incómodas que las de los hospitales. Yo también debería dormir pero no puedo; me siento excitada y no consigo relajarme, dicen que es el efecto de alguna hormona que se activa tras el parto. Echo la enésima mirada a nuestro recién nacido, apoyo la cabeza en la almohada, cierro los ojos y repaso mentalmente lo acontecido las últimas horas.

—Venga Ana, vamos ya al hospital.

—No, espera un poco más, no quiero que digan que estoy verde y nos hagan volver a casa.

—¡Pero cómo van a decir eso! Si tienes contracciones cada dos minutos, y en el curso dijeron que fuéramos cuando tuvieras cada cinco. A ver si vamos a ir tarde y tener un disgusto por el camino.

—Está bien, vamos.

Una hora después estábamos en una sala de dilatación, las dos nerviosas y yo dolorida, cada contracción era más fuerte y dolorosa y me obligaban a doblarme sobre mí misma y gritar. Aún así, convencida de que era lo mejor para mi bebé, dije que no cuando me preguntaron si quería epidural, mientras una voz dentro de mi cabeza preguntaba por qué.

No sé cuánto tiempo estuvimos en esa sala, aunque seguramente menos de lo que imagino. Miren no dejaba de hablarme y preguntarme qué tal estaba y si necesitaba algo. A su lado me sentía con seguridad y fuerzas para conseguir cualquier cosa. Recordé cuándo nos conocimos, hace ya seis años; yo era una joven acomplejada y atormentada por su propia realidad, temerosa de las opiniones y juicios morales de los demás. Ella, a pesar de tener cuatro años menos, rebosaba confianza en sí misma y me ayudó a aceptarme y a no necesitar la aceptación de los demás; me liberó, me convirtió en otra persona, o mejor dicho, me hizo no esconder la persona que realmente era. Dos años después vivíamos juntas y en cuanto se nos permitió nos casamos; por fin y en contra de mucha gente, que por alguna razón que no acabo de entender miran cómo les roban en sanidad, cultura, educación, empleo y un sinfín de cosas más sentados en el sofá; pero salen a la calle a manifestarse para que yo no tenga los mismos derechos que ellos.

Por fin me llevaron al paritorio, las contracciones eran terriblemente dolorosas y aún quedaba lo peor; aunque entre una y otra el dolor cesaba por completo y yo experimentaba ese tipo de calma que solo se siente antes de la tempestad. No había padecido tanto dolor jamás, pero tampoco nunca había sentido tantas ganas e ilusión por algo. Y no había sido fácil llegar hasta allí.

Desde que empezamos a vivir juntas hablamos de que queríamos tener hijos, aunque no sabíamos de qué manera; después de mucho soñar, dar vueltas y hacer cuentas, lo aplazamos ya que no había forma de costearnos ningún método. Paradójicamente, teníamos suficiente para mantenerlo, pero no para traerlo. Después de tres años trabajando al máximo y gastando al mínimo, lo retomamos. A pesar de la cantidad de niños sin padres y sin hogar que hay, era menos difícil y costoso, tanto en tiempo como en dinero y desgaste psicológico tener uno propio. Decidimos usar un óvulo de Miren ya que era más joven, pero que yo lo gestara, porque ella tenía una cicatriz en el útero a causa de un quiste que le quitaron y podría darle problemas en un embarazo. Por suerte funcionó a la primera, y casi cuarenta semanas después nuestro gran sueño en común estaba a punto de hacerse realidad.

—¡Empuja! ¡Empuja! ¡Ahora! ¡No pares! ¡Ya está! ¡Ya está! —Empujé y grité con todo mi alma y todas las fuerzas que ya no tenía, tuve miedo de desgarrarme pero las ganas de terminar eran más fuertes; y al fin, con un último empujón más suave, lo vi salir; ahí estaba, pequeño, sucio, y mío. Mi bebé. Mi hijo. Lloraba y reía a la vez, la emoción me oprimía la garganta y Miren el hombro, también llorando y diciendo que me quería. Me lo pusieron sobre el pecho desnudo, que se movía rápida y bruscamente sin que pudiera controlarlo; tuve miedo de que se me resbalara, tan frágil, tan poca cosa en tamaño y tan grande en sentimiento. Cuando pensaba que nunca podría sentir algo más fuerte que eso, lo acerqué a mi pecho, puso su boquita contra el pezón y comenzó a succionar. Estaba comiendo. De mí. Yo, estaba alimentando a mi bebé. Lo abrazaba y miraba sin dejar de reír y llorar, sintiéndome la persona más feliz del mundo.

Abro los ojos. Parece haber pasado una eternidad y solo han sido tres horas. Vuelvo a mirar a Miren; mi amiga, mi compañera, mi mujer; y ahora también algo con aún más significado que todo eso: la madre de mi hijo.

¿Qué os ha parecido? ¡Espero vuestros comentarios!

RESEÑA – OPERACIÓN NAVIDAD

OPERACIÓN NAVIDAD *INSPECTOR DISASTER* – CARMEN FERNÁNDEZ

operacion-navidad-idTítulo: Operación Navidad

Autora: Carmen Fernández

Ilustrador: Pablo Matera

Editorial: Producciones Disaster

Fecha publicación: Noviembre de 2016

Número páginas: 196

Edición: Ebook

Género: Humor

carmen-fdzCarmen Fernández nació en Ferrol por aquel tiempo en que los astilleros de Astano
perfilaban orgullosos el skyline de la bella ciudad portuaria. Trabaja desde su juventud traduciendo la obra de otros a la espera de que un día sean otros los que traduzcan la suya. Entretanto pasa el rato escribiendo relatos juveniles.

pablo-materaPablo Matera nació en Argentina hace algunos años. Dibuja desde su más tierna edad y ha mejorado mucho desde entonces. Desarrolló su carrera profesional como colaborador del periódico La Nación. Actualmente alterna su labor de ilustrador creativo con la de guionista y artista conceptual. Es autor de varios libros.

»»»»»»»»

Personajes:

  • Max Disaster: Imagínate un detective con las capacidades deductivas de Sherlock Holmes, la sagacidad de Hércules Poirot, la sangre fría de Sam Spade y el poder de seducción de James Bond. Pues bien, no esperes encontrar ninguna de esas cualidades en Max Disaster. Disaster es… pues eso, un completo y total Disaster. Su paso de anodino funcionario del Cuerpo Superior de Policía a detective de fama mundial requerido para aclarar los asuntos más turbios se debe a una explosiva combinación de suerte, potra, chorra y chiripa con generosas dosis de coincidencias y casualidades. Ni más ni menos.
  • Volfri: Ayudante oficial del Inspector. Siente rendida admiración por su jefe al que cuida con dedicación maternal. Tiene excelente mano para las tareas del hogar. Pasiones: no se le conocen.
  • Pocholete: Sobrino de Volfri convertido a la fuerza en fiel ayudante. Nombre de guerra: Tutubo69. Pasiones por orden de importancia: Pelotas, comerse los mocos y youtube.
  • Pelotas: Mascota de Tutubo69. De procedencia indeterminada, es ese tipo de compañero que cualquiera en su sano juicio evitaría. Pasiones: Pocholete, Pocholete y Pocholete.
  • Peinaito: Propietario del “Pa mala saña la mía”. Sufre mal de amores desde hace tanto que casi no recuerda cómo era su vida antes de empezar a sufrirlo. La obsesión por el cuidado capilar es su rasgo distintivo. Pasiones: recordar a su ex-novia.
  • Portero: Pues eso, portero. Su intervención en esta obra se reduce a un simple cameo porque tenía cosas más interesantes que hacer. No ha desvelado cuáles. Pasiones: la lotería.
  • Vladislav: Jefe de la banda de los Yakuzas. Su aparición estelar en Eurovisión ha eclipsado una brillante carrera al margen de la ley. Residente en “El Combinado Feliz”. Pasiones: los puros habanos y cantar fuera de la ducha.
  • Marta-Mari: Abuela idolatrada de Disaster. Gusta de rememorar su trepidante pasado de espía y lucir naftalínicos tocados glamorosos. Pasiones: las boquillas extra-largas y el cinquillo.
  • Rodolfo Mondolfo: Mafioso adicto al mate, a los choripanes y a las mujeres, mejor juntos que separados. Pasiones: los pelucones de oro y los bugas, a poder ser con acabado doradopersonajes-id

 

Resumen:

El inspector Disaster es requerido para resolver un caso de gran importancia: Han desaparecido todos los regalos de Navidad. Junto a su nuevo ayudante Pocholete (sobrino del oficial, Volfri) pondrá en marcha su sabiduría e intuición para resolverlo y encontrar los regalos a tiempo.

Paralelamente se cuenta la historia del mafioso Rodolfo Mondolfo y cómo confluyeron su vida y la del inspector Disaster.

Mención especial para las divertidas ilustraciones de Pablo Matera, gran ayuda para acercarse a los personajes.

»»»»»»»»

Define así  la obra el prólogo: “La obrita que tienes ante tus ojos, querido lector, no tiene género ni edad. Es duro reconocerlo, pero es así. Nació con vocación de vodevil, vivió su adolescencia creyéndose narración corta, se adentró en la juventud convencida de ser una novela de enredo, y se enfrenta a la adultez con la agridulce sensación de ser una chorrada.”

Sea lo que sea, es una lectura muy divertida, que provoca como mínimo una sonrisa a cada párrafo y a cada ilustración. Al comenzar a leer me pareció difícil de entender pero esa sensación se desvaneció enseguida. Es un tipo de narración amena, guasona y jovial. El argumento es simple, como acostumbra en las obras de humor.

Primera de una saga como podemos ver en su página web, dónde además se puede descargar gratuitamente, en pdf y epub.

»»»»»»»»

Conclusión:

La recomiendo sin duda a todo tipo de lector. Si no es tu estilo la lees rápidamente, te ríes un rato, cosa que viene muy bien y más en los tiempos que corren, y a otra cosa. Si te gustan este tipo de obras también te reirás y además te quedarás como yo deseando leer la siguiente.

 

RESEÑA – LOS CRÍMENES DEL MONOGRAMA

Inauguro mi sección de reseñas con el libro “Los crímenes del monograma” de Sophie Hannah, en el que resucita al mítico personaje de Agatha Christie Hércules Poirot. Viene acompañado en el mismo volumen por otro libro, de la misma autora y mismo protagonista, “Ataúd cerrado”, cuya reseña haré más adelante.

LOS CRÍMENES DEL MONOGRAMA – SOPHIE HANNAH

los-crimenes-del-monograma-ataud-cerradoTítulo: Los crímenes del monograma

Autora: Sophie Hannah

Editorial: Espasa

Año publicación: 2014

Número páginas: 360

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta

Género: Misterio y suspense / Policíaca

Sophie Hannah es autora de nueve thrillers psicológicos que han sido best sellers sophie-hannahinternacionales, publicados en veinte países y adaptados para televisión. Su novela The Carrier ganó en 2013 el Specsavers National Book Awards Crime Book of the Year. Hannah es miembro honorario de la junta del Lucy Cavendish College, en Cambridge, y es también una reconocida poeta, nominada para el T.S. Eliot Prize.

Los herederos de Agatha Christie aceptaron que reviviera a Hércules Poirot ya que, en palabras de Mathew Prichard, nieto de la mítica autora y director de Agatha Christie Limited: “La idea de Sophie para la trama era tan adictiva y su pasión por el trabajo de mi abuela era tan fuerte que tuvimos la certeza de que había llegado el momento de escribir una nueva Christie.”

Agatha Christie es conocida en todo el mundo como la Gran Dama del Crimen. Sus librosagatha-christie han vendido más de un billón de copias en inglés y otro billón largo en otros idiomas. Es la autora más publicada de todos los tiempos, solo superada por la Biblia y Shakespeare. Es autora de ochenta novelas de misterio y colecciones de historias breves, diecinueve obras de teatro y seis novelas escritas con el seudónimo de Mary Westmacott.

»»»»»»»

Personajes principales:

  • Hércules Poirot: Famoso, eficiente y peculiar detective belga ya retirado.
  • Edward Catchpool: Jóven detective de Scotland Yard.

Sinopsis:

Londres, 1929. Hércules Poirot está cenando en el café Pleasant cuando una mujer irrumpe en el local y le confía que alguien está a punto de matarla. Le ruega que no investigue, pues con su muerte, dice, se habrá hecho justicia.

Unas horas más tarde, tres personas son asesinadas en un elegante hotel londinense. Poirot no puede evitar involucrarse en el caso, pero, mientras él se esfuerza en ordenar todas las piezas, el asesino se prepara para volver a matar.

Es destacable la cubierta, sencilla pero elegante, con el toque distintivo de las letras de “Agatha Christie” en verde brillante, merecido homenaje a la autora.

También la especial dedicatoria: Para Agatha Christie.

»»»»»»»

Como lectora de Agatha Christie desde niña, me ha gustado volver a encontrarme con Hércules Poirot, retratado tal y como lo recordaba, tanto físicamente como en la manera de actuar.  Junto con el detective Catchpool forma una acertada pareja para resolver el caso, aunque Poirot va siempre un paso por delante.

En esta ocasión es Edward Catchpool el narrador en primera persona, y no Poirot como acostumbraba en las novelas de Christie. Bien resuelta la narración, ya que las investigaciones que Hércules Poirot  hace por su cuenta las transcribe “tal y como se lo contó”.

Correcta la trama, característica de una novela detectivesca tradicional; en primer lugar encontramos el crimen, en este caso tres cadáveres, y a medida que aparecen más personajes y pistas Poirot va desembrollando el asunto, con varios giros e imprevistos.

La lectura es fácil y amena pero no me ha convencido del todo el desenlace, aunque las pistas encajan entre sí perfectamente  y  no hay incongruencias, se alarga demasiado y lo hace más difícil de entender;  tampoco la mención somera al veneno, ya que Agatha Christie nos tenía acostumbrados a extensas explicaciones sobre cómo obtenerlo y emplearlo.

»»»»»»»

Conclusión:

Recomendable para todo el que le guste el género policial y de misterio y muy en especial para los amantes de las novelas de Agatha Christie.