Saregilea

whale-2998812_1920

Con este relato participo en el concurso de Zenda #Historiasvascas #ZendaIpuinak.

SAREGILEA

Egun horretan arraroa iruditu zitzaidan bera ez egotea. Orain dela hilabete bat izan zen, portutik pasatu eta emakumea ez zegoela berehala konturatu nintzen, nahiz ta aspaldi beragan arretarik ez ipini. Guztiok Saregilea esaten genion ta paisaiako zati bat bazen bezala geneukan; arnasa hartzen zuen estatua kutuna: egurrezko aulki batean eserita, gona ta alkondara beltzak ta alpargatak. Neguan, berokia ta galtzerdi luzeak. Ile zuria motots baxu batean jasota; aurpegia zabala, urte eta inguruneaz zimurturta. Eta begiak… maite eta gorrotatzen zuen itxasoan galtzen ziren, ikusi gabe.

Zaharrek diotenez, gizona balearen bila txalupa batean joan zitzaion. Bera, ezkonberria, zain gelditu zen kaian. Bihotza poztu zitzaion itxasotik zetozten ohiukak eta txaloak entzuterakoan; denbora gutxi izan zen ordea: bere aiene lazgarriak herri osotik zabaldu ziren, bere maitea ez zela itzuliko ikusi zuenean. Geroztik aurrera doluzko jantziaz, portuan aulki batean eserita eman zituen egunak, etengabe sareak konpontzen. Lana lekuz aldatu ondoren Saregileak toki berdinean jarraitu zuen, hatzamarrek ohituraz barneratutako mugimenduak airean errepikatzen. Beti  goibela, gehienetan isila; noizean behin baino ez zitzaion bertso batzuk entzuten: Mila bederatzirehun da lehenengo urtean, maiatzaren hamalaugarren egunean…

Baina bada hilabete bat ez dagoela. Gertatutakoa dakienik ez dago. Inork ez zion hortik mugitzen ikusi; denok itxasora begira geunden: baleen talde bat kostaldera hurbildu eta saltoka ibili zen ilundu arte. Mirarizko ikuskizun horren bitartean desagertu zen eta bere portuko hutsunea nabarmena da. Han geldirik, itxasora begira egoterakoan, badirudi haizeak Balearen bertsoen notak ekartzen dituela…

Anuncios

Hasta siempre, Pablo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

HASTA SIEMPRE, PABLO

Pues me ha costao poco subir, y eso que las escaleras eran empinadas y no he traído el bastón, y unas sombras hacían gestos así, como p’asustarme. Pero yo soy astuto y ágil como un gato, y curioso; recuerdo una vez… otro día lo cuento.

Ayer estaba ahí abajo y ¡ahora qué pequeño lo veo! Mira la Montse y los del pueblo, ¡alegraos, que estoy bien! ¿Y esos desperdigaos que lloran mirando los teléfonos? ¿Quiénes serán?

Oye, qué cómoda esta nube, voy a echarme un rato y luego ya, si eso, investigo. ¿Habrá flan en el cielo?

Mi humilde homenaje para el gran Pablo, de quien nos dio recado la no menos grande Montse en darecadodemi.

Microrrelato para el reto Escribir jugando de noviembre del blog de Lídia, estoy segura de que entenderá que esta vez no haya puesto su imagen de cabecera. Requisitos:

Seguir leyendo

Conversación en el cementerio

la muerte tiene su gracia

CONVERSACIÓN EN EL CEMENTERIO

—Y los muertos aquí lo pasamos muy bien, entre flooores, de colooores…

—Cállate.

—Hay que ver qué mal humor se te pone siempre el Día de Muertos. Anímate, hombre, podemos salir a pasear y mira qué bonito está todo. 

—Todo, no. Nuestras tumbas están como siempre. Nadie viene a vernos ni nos pone flores ni calaveras de dulce ni nada. Es deprimente.

—¿No irás a llorar?

—Tú me dirás cómo. Hace mucho que no tenemos lagrimales, no somos más que huesos.

—Era una broma, a ver si te animabas un poco.

—Ya. Ja. Ja.

—En fin, fue mala suerte que muriéramos en México. Seguir leyendo

(Re)inoculación

fantasy-2790666_1920

(RE)INOCULACIÓN

5 de abril de 2476. Tengo miedo. Creo que estoy infectada de un mal que se supone erradicado hace siglos. He leído referencias sobre él y sufro más de un síntoma. Markus-54-D me lo ha debido de inocular. Desde que trabajamos juntos siento mareos, sudoración, palpitaciones, he perdido el sueño y el apetito. Si me dice: «¿Vamos?» o «¿vienes?, yo pienso: «Contigo a donde sea». Es horrible, estoy enferma de eso que llamaron amor.

Reto: 5 líneas de Adella Brac. Octubre: contigo, síntoma y referencias.

Batalla de mediodía

banner-reto

BATALLA DE MEDIODÍA

Ataco con la lanza mientras mi escudo de madera repele flechas sin descanso. Es la una del mediodía y sudo como si el sol me arrojara bolas de fuego. Me consuelo pensando en que enseguida terminará la batalla y probaré el cochinillo que están asando —madre mía, hasta aquí llega el olor— en la Taberna de las ascuas. No, la Caverna de las ascuas. Siempre me confundo con el nombre, y eso que es la cuarta vez que actúo en este Mercado Medieval.

Microrrelato para el reto Escribir jugando de octubre del blog de Lídia. Requisitos: Seguir leyendo

Los girasoles

eguzkiloreak

Ilustración de Luna Paniagua

LOS GIRASOLES

No falta a su cita del veinte de junio. Conduce media hora y camina, fatigado, los cien metros hasta el cementerio. Lo rodea y se para frente a la tapia trasera, tan cubierta de hierbas y zarzas que ya apenas se distingue la piedra. Le sorprende que a esas alturas aún no haya moras. No le asombra, sin embargo, que los tres girasoles que plantó más de siete décadas atrás sigan en pie. Hace años dejó de llevar otros tres en el coche para reemplazarlos. Los mira con fijeza hasta que se vuelven borrosos.

Seguir leyendo

Bajo el mar

39468590_2201804939861591_1514432750201864192_o

BAJO EL MAR

—Hola, ¡cuánto tiempo!

—Sí, hace por lo menos dos meses que no nos veíamos. ¿Qué tal el verano?

—Muy bien, primero fuimos de campin a Las Landas y luego al pueblo, a descansar mientras mis padres malcriaban a los niños. ¿Y tú?

—Genial, ¡he hecho buceo!

—¿Así que te gustó?

—Mucho, aún estoy entusiasmada, me gustaría gritarle al mundo lo que disfruté.

—Oye, ¿no tenías un blog? Cuéntalo ahí.

—Anda, qué buena idea.

Nueva entrada: BAJO EL MAR.

Reto: 5 líneas de Adella Brac. Septiembre: primero, mientras y hecho.

39519308_2201801609861924_2920250897088905216_o

Algo

banner-reto

ALGO

Sin esperarlo ni desearlo le ha llegado el momento. Deja tras de sí mil cosas en el tintero. Ve delante una puerta de plata; o por lo menos brilla como si lo fuera, piensa. Se imagina que al cruzarla le inundará la luz; sin embargo, cuando lo hace le atrapa la oscuridad. Y la nada.

No oye el pitido de la máquina que indica que su corazón se ha parado. Ni ve a su hija llorando sobre su pecho; si lo hiciera, sabría que aún es algo: un recuerdo.

Microrrelato para el reto de escritura de agosto «Escribir jugando» de el blog de Lídia.

La elegida

hands-545394_1920

LA ELEGIDA

Estaba seguro, la encontraría y sería la definitiva, no como las de antes, que no me aguantaban más de unos pocos años. Así que hice caso a mi nieto (ya tiene veinte años, ¡si parece que nació ayer!) y entré en una de esas páginas web especializadas. No vi muchas fotos y descripciones, enseguida apareció. Elegante, bien cuidada y buenas proporciones, era ella: la furgoneta en la que disfrutaría viajando a partir de entonces.

Reto: 5 líneas de Adella Brac. Agosto: páginas, antes y nació.

Con mi participación de julio en este reto conseguí… ¡la medalla de plata! ¡Gracias, Adella!

reto5lineas-plata-2018

¿Quién eres?

questions-1014060_1920

¿QUIÉN ERES?

—¿Quién eres? ¿Por qué me haces esto?

Ania preguntaba lo mismo cada vez que el portillo se abría y alguien dejaba comida dentro del cuarto en que se encontraba. No recibía respuesta. Solo le habló dos veces: una, para ordenarle que se callara, tras despertarse en aquel lugar, desorientada y asustada, y comenzar a gritar; la otra, para decirle que comiera, ya que en un principio no probaba nada de lo que daba. No prestó atención a aquella voz masculina, rasposa y con un acento indeterminado. Seguir leyendo