Cosas de niños

boy-1637188__340

—No seas impaciente, que no siempre tiene que ser lo que tú quieres y cuando tú quieres. Qué niño este, no tiene remedio. Hala, ahora se pone a llorar. ¿Es que no puedes aguantar  ni un poco? ¿No ves que si dejo de remover se me pega el arroz con leche? Además, que la culpa es tuya, mira que os he dicho mil veces a tu hermano y a ti que no juguéis con la caja de herramientas. No grites. He dicho que esperes, y si no quieres esperar, te sacas tú solito el clavo de la frente.

Anuncios

Confesión

church-2021010__340

CONFESIÓN

—Perdóneme, padre, porque he pecado —dijo Ana, y se santiguó.

—¿Qué ha ocurrido, hija?            

—Mi niño me contó que dos hombres abusaron de él. Ayer encontré a uno de ellos y le corté el miembro con las tijeras de podar. No me arrepiento y también se lo haré al otro.

—…

—¿Padre?

—…

Ana salió del confesionario. La puerta de la iglesia estaba abierta y entraba el sonido de unos pasos a la carrera, amplificado por el silencio de las calles oscuras.

Reto: 5 líneas de Adella Brac.   Mayo: calles, puerta y padre.

reto5lineas-bronce-2018

El mes pasado conseguí la medalla de bronce. Ahora… ¡a por la de plata!

Crueles adultos

child-551639_1920

CRUELES ADULTOS

Nos enviaban de una patada a las duras calles. No importaba que hubiéramos sido sus mejores amigos y su única compañía en las oscuras noches de fantasmas y monstruos. Ya eran mayores y no necesitaban un peluche. Tampoco les preocupaba cómo acabábamos: algunos en el vertedero, otros en pedazos tan pequeños que ni se adivinada qué eran. Los que menos eran recogidos por algún niño al que nunca habían comprado un juguete. Yo tuve la suerte de ser uno de esos. Pasé de sentirme el muñeco más desgraciado del mundo, al más amado. Porque quien te recoge de la basura y te da su cariño, te quiere de verdad.

Caprichos

render-1477041__340

CAPRICHOS

Ya se las apañarían para pagar las facturas, deseaban tanto ese chalé… Así que comenzaron a meter horas extras. Luego quisieron poner una piscina climatizada, y cada uno de ellos buscó otro empleo para compatibilizar con el que ya tenía. Entonces se les antojó ese coche de alta gama; para permitírselo ampliaron la jornada en los nuevos trabajos.

Consiguieron lo que se propusieron. Si bien no tenían ni un momento para bañarse en la piscina, solo usaban el coche para ir de casa al trabajo, y el único tiempo que pasaban en el chalé eran las cuatro horas que les sobraban para dormir.

Peludito

brown-bear-529096__340

PELUDITO

Nadie lo comprendía. Que si no era seguro, que si era ilegal. Les dio igual y se quedaron al osezno que hallaron en Pirineos. Lo llamaron Peludito y lo criaron con todo su amor. Aunque no le dejaban salir a la calle, para que los vecinos no se asustaran.

Los vecinos. Ahora piensa que tenían razón, mientras ve a su marido desgarrado y con los miembros en ángulos imposibles, y siente a Peludito sobre ella, arrancándole las vísceras.

Reto 5 líneas de Adella Brac. Abril: llamaron, comprendía y seguro.

La solución

couple-1779065__340

LA SOLUCIÓN

Salieron juntos cogidos de la mano, como una pareja de enamorados que va a dar un paseo por el parque. Por fin habían hallado la manera de dejar atrás los celos, las peleas, las descalificaciones y la incomodidad. Hacía mucho tiempo que no sentían esa conexión tan especial entre ellos. Se dirigieron al juzgado y, sin dejar de mirarse a los ojos  y sonreír, firmaron los papeles del divorcio.

Fin de una era

dirty-873205__340

FIN DE UNA ERA

No lo entiendo.  Estoy abrumada. Yo… vale que alguna leve arruga comienza a aparecerme en la cara, y que hace años que no tengo edad de jugar al escondite entre los árboles del parque, pero… no es para tanto, ¡aún soy joven! Sin embargo, esta mañana… esta mañana… ¡ay, es recordarlo y se me saltan las lágrimas! Se me ha acercado un chaval, con cuatro pelos mal puestos debajo de la nariz, y me ha dicho: «Señora, ¿tiene hora?».

Reto: 5 líneas de Adella Brac. Marzo: señora, leve, árboles.

 

El poeta

i-am-a-student-1412778_960_720

EL POETA

Ese catorce de febrero Carlitos llegó el primero a clase. Dejó un sobre rosa en la mesa de la profesora y se sentó en su pupitre, en la tercera fila. Se dio cuenta de que lo había puesto al revés; se levantó a toda prisa para darle la vuelta y que quedara hacia arriba lo que había escrito: «Para la señorita Elo». Regresó a su pupitre justo cuando sus compañeros comenzaban a entrar. Seguir leyendo

Extraña experiencia

light-1435341_960_720

EXTRAÑA EXPERIENCIA

Era un treinta de marzo. Lo recuerdo porque volvía de celebrar el cumpleaños de mi madre. De repente el cielo se oscureció, aunque aún era media tarde. Cuando miré hacia arriba para conocer la causa, una potente luz blanca me cegó y perdí el conocimiento. Desperté en mi cama el tres de abril; desde entonces tengo un sorprendente don: leo el pensamiento de la gente. Hasta ahora pensabas que estoy loca. Ahora intentas dejar de pensarlo.

Reto: 5 líneas de Adella Brac. Febrero: recuerdo, cuando, sorprendente.

Jugando

children-2853253_960_720

JUGANDO

Ana preparaba la comida. Como un autómata manejaba utensilios y mezclaba ingredientes, movimientos tantas veces repetidos. Le llegaban desde el salón las voces y los ruidos de sus hijos jugando. Pedro, de nueve años, y Marina, de siete, ya habían comenzado las vacaciones de verano. Ana se alegraba de que fueran capaces de jugar juntos, no como otros hermanos que siempre se peleaban, según oía a algunas madres.

Puso la mesa y llamó a los niños. Tres veces, era parte de la rutina que no obedecieran a la primera. Cuando fue a servirles el primer plato casi se le cayó la olla al ver la cara de Marina: tenía una marca roja debajo del ojo, en un pómulo que comenzaba a hincharse. Seguir leyendo