Me he dormido

Comparto mi última colaboración en Letras & Poesía.

photo-256887__340

ME HE DORMIDO

Viernes, 1 de diciembre de 2017. Pedro se despierta por el ruido de pasos y gritos de niños en el piso de arriba. De inmediato se incorpora en la cama y piensa: «¡Me he dormido!». Debería haberse levantado a las 5:15 para fichar puntual a las 6:00, tal y como lleva haciendo los últimos diez años. Mira hacia la mesilla, el radiorreloj marca las 9:37 —no es posible, ¿cómo he podido dormirme?—. Pegado a él, ve una nota que puede leer gracias a la luz que entra por las rejillas de la persiana: MIRA ESTO, y una flecha señalando hacia la derecha, a un álbum. Lo coge y lo abre. En la primera página hay una foto de Raquel y suya el día de su boda; debajo, unas líneas escritas con la inconfundible letra de su mujer:

Seguir leyendo

Anuncios

Lidia

Comparto mi última colaboración en Letras & Poesía, con la que he ganado por segunda vez el Escrito de la Semana.

lidia zumaia

LIDIA

Lidia corría a través de las calles. Atrás dejaba las casetas de las fiestas, el concierto de Gatibu y los amigos. Le faltaba el aire, le ardían las mejillas y el pelo se le metía en los ojos; pero no perdía tiempo ni para apartarlo. Dos gotas cayeron sobre su cara y apretó el paso.

Llegaron hasta sus oídos los primeros acordes de Alkondarie, acompañados por los gritos de la gente. Ella tenía que estar ahí, con sus amigos, y en especial con Markel; como hasta hacía diez minutos. Reían y cantaban cuando el chico le dio la mano; se miraron a los ojos y sonrieron. Entonces, escucharon las campanadas de las doce, seguidas de un trueno ensordecedor. Lidia levantó la vista, preocupada. El cielo, poco antes despejado, se encontraba lleno de nubes amenazadoras y ella sin enterarse. Soltó la mano de Markel y echó a correr mientras gritaba: «¡Me tengo que ir!». No se volvió cuando oyó a su espalda: «¿Eres Cenicienta, o qué?».

Seguir leyendo

La noche

Comparto mi última colaboración en Letras & Poesía.

LA NOCHE

Discreta cae la noche

con su túnica negra

el paisaje ensombrece

difumina las calles.

 

En el cielo se prenden

festivas las estrellas

en el campo iluminan

traviesas las luciérnagas.

 

Es la ciudad sombría

amasijo de sombras

reina frío el silencio

cualquier ruido estremece.

 

No te fíes de nadie

que escudriñe la noche

cuídate de los monstruos

sobre todo de mí.

Mozolo

Comparto mi última publicación en Letras & Poesía, que fue elegida Escrito de la Semana.

boobook-owl-1655547__340

MOZOLO

Mozolo era un mochuelo común, rechoncho y de plumaje marrón y blanco. Aparte del nombre y el aspecto, no tenía nada de ordinario. Era el ave más lista de su clase y su profesora, la lechuza Hontza, creía que era el animal más inteligente del bosque.

Todas las noches se sentaba en una rama del roble-escuela y escuchaba las lecciones con atención. A menudo levantaba el ala para hacer preguntas; algunas ni la propia Hontza sabía responder.

Seguir leyendo

Si pudiera volver atrás

Comparto mi última colaboración en Letras & Poesía. Es la primera reflexión que escribo; surgió a raíz de una de las amenas y filosóficas charlas que mantengo con Carlos de La estaca clavada en los comentarios de nuestras respectivas publicaciones.

rear-mirror-2480511__340

SI PUDIERA VOLVER ATRÁS

Todos hemos pensado y oído decir alguna vez a los demás: «Si pudiera volver atrás…». Todos, sin excepción, retornaríamos al pasado si fuera posible, bien por cambiar algo en concreto o bien para tener más tiempo por delante.

Los hay que dicen: «Me gustaría volver atrás en el tiempo pero sabiendo lo que sé ahora». Esto me plantea una duda: ¿cuánto atrás? ¿A los diez años? No me imagino a un niño con la personalidad de un adulto tocando timbres y huyendo, corriendo tras las niñas para levantarles la falda o escribiendo en la pared del gimnasio que el profesor se tira pedos en clase —mamá, es todo inventado—.

Seguir leyendo