Golpes en la puerta

black-cat-2154604__340

GOLPES EN LA PUERTA

Nada mejor que una relajante ducha después de un largo y duro día de trabajo. Elena corrió la cortina y estaba metiendo una pierna en la bañera cuando oyó arañazos y maullidos lastimeros al otro lado de la puerta. Volvió a apoyar el pie en el suelo; con una sonrisa maternal abrió y entró veloz una peluda sombra negra.

—Sira, pero ¿qué te pasa? —La gata se sentó debajo del lavabo, con la cola pegada al cuerpo y moviendo la punta de un lado a otro. Mantenía los ojos abiertos, sin parpadear, mostrando sus dilatadas pupilas y las orejas giraban independientes la una de la otra. No parecía sentir las caricias en el lomo, ni oír la suave voz de su dueña intentando tranquilizarla. Despacio, agachó la cabeza y arqueó la columna, para de repente salir disparada hacia la puerta y arañarla con ansia, mientras profería ruidos que más parecían gritos que maullidos. Elena, que casi se cayó al suelo sobresaltada por el inesperado movimiento del animal, abrió la puerta y miró hacia el pasillo en busca de la causa del extraño comportamiento de Sira, mientras esta corría por el pasillo. No vio nada raro. Cerró y entró en la ducha; probablemente sería alguna polilla. En verano dejaba la terraza abierta y solían entrar, casi seguro que la gata ya estaría jugando a cazadores y presas con el desafortunado insecto.

Alargó la mano hacia el champú pero no llegó a cogerlo, la detuvieron los mismos extraños maullidos de antes. Salió de la bañera maldiciendo por el frío y el agua que chorreaba desde su cuerpo desnudo hasta el suelo. Volvió a abrir; en cuanto tuvo espacio suficiente Sira entró como una exhalación, dejando un reguero de mechones de pelo a su paso, y se escondió detrás del montón de ropa sucia.

A Elena se le erizó el vello y no solo por el destemple. Se asomó al pasillo con lentitud pero apenas se distinguía algo. Era la última casa del pueblo, las ventanas daban al campo y la única farola cercana hacía tiempo que no funcionaba. Le ardían las mejillas y el corazón le latía con fuerza. Se sintió idiota al darse cuenta de que tenía miedo. No se escuchaban nada más que algunos  grillos. Una repentina corriente de aire le produjo un escalofrío, cerró la puerta y corriendo volvió a la ducha.

Cuando acabó cerró el grifo, se secó y salió de la bañera con la toalla enroscada alrededor de su menudo cuerpo. Peinaba su melena cuando le pareció oír ruidos fuera, algo parecido a unos pasos. Se quedo inmóvil, con los ojos abiertos, sin pestañear. Al verse así en el espejo, quieta y con el peine a la altura de la nuca, movió la cabeza de un lado a otro y forzó una sonrisa artificial. “Qué demonios me pasa” pensó, “será Sira que aún no ha terminado con la polilla”.

Enchufó el secador, pero antes de encenderlo volvió a oír arañazos al otro lado de la puerta. Suspiró. Giró la manilla y mientras tiraba de ella vio movimiento por el rabillo del ojo. Una cabecita negra asomó sobre el montón de ropa del suelo. Se le cortó la respiración. «Sira está dentro, ¿entonces qué…».

Algo se le clavó en el tobillo izquierdo y la impulsó fuera del baño. Cayó al suelo. Gritaba, daba manotazos y pataleaba. El atacante se echó sobre su tripa. Pesaba mucho. No conseguía ver con claridad pero al intentar quitárselo de encima descubrió  que era algo peludo y duro. Gritó aún más. Entonces sintió un profundo dolor en el estómago. Pensó que le estaba sacando las entrañas y perdió el conocimiento.

————————————————————-

Dos policías observan el cuerpo sin vida y abierto en canal de Elena. Piensan que tal vez haya sido un animal que entró por la terraza. Uno muy ágil capaz de saltar hasta un primer piso; están convencidos de que el forense sabrá cuál. Mientras esperan a que lleguen para levantar el cadáver salen a la calle y miran hacia el campo. Se preguntan si lo que sea que le ha hecho eso a la chica estará todavía por ahí, pero no ven nada. No saben que él sí les ha visto a ellos; y peor aún: los ha olido.

Reto 45 para Literup – Crea un relato que contenga una escena en la ducha.

44 comentarios en “Golpes en la puerta

  1. inspectordisaster dijo:

    ¡Esto sí que es dominar el suspense, querida! Y además el suspense casero y cotidiano, que siempre impone un poco más por lo de «¿y si me pasase a mí que también tengo un gatito?».
    Recuerdo una película de terror que vi cuando era muy pequeña en la que todas las muertes se relacionaban (no recuerdo por qué) con el ruido del agua cayendo a borbotones. ¡Durante meses me aterrorizó el sonido de las cisternas! Estoy con Patricia: ¡este relato requiere una segunda parte! Un besote.

    Le gusta a 3 personas

    • lunapaniagua dijo:

      Muchas gracias, Carmen, me lees con buenos ojos 🙂
      Tengo pendiente hacer algo con otro gesto inquietante que tienen los gatos: quedarse estirados, quietos y mirando un punto fijamente. Pero tú por más que miras ese mismo punto no ves nada… No sé si los perros también lo harán. Un besote.

      Le gusta a 1 persona

  2. inspectordisaster dijo:

    No, los perros no lo hacen. Cuando se trata de terror, creo que los gatos dan bastante más juego por ese aura de misterio que les rodea. Sus mismos ojos…. son impresionantes. Un perro es listo, divertido, cariñoso o, tal vez, agresivo y arisco, pero es obvio y visceral en todas sus manifestaciones. Un gato, no. El minino de mi vecina es capaz de tirarse horas frente a mi perro (del que le separa la verja de la terraza), mirándolo sin parpadear ni una vez, por el simple placer de hacer que se desgañite ladrando como un descosido. ¿Y quien no ha visto la sofisticación de un gato jugando con un ratoncillo de campo? Ahora te dejo en libertad… ahora te vuelvo a coger… ahora te pillo el rabo con la pata… Para mí el gato es un ser flipante.

    Le gusta a 2 personas

    • lunapaniagua dijo:

      El mirar sin pestañear es amenazante, lo que comentas del ratoncillo lo hacen las mías con las polillas (como el del relato, qué casualidad…). Alguna vez he oído que si tienes un perro eres el dueño, pero si tienes un gato, él es tu dueño. Un besote.

      Me gusta

  3. SrShan dijo:

    ¡Muy bueno! Creando tensión desde sus inicios, y sabiéndola mantener hasta el final. Un muy buen final que deja con el miedo en el cuerpo…. ¡Muy buen relato! Me has tenido con los pelos de punta en todo momento.
    Pd: muy bueno el uso del gato para el avance de los acontecimientos.

    Le gusta a 1 persona

  4. whatgoesaround dijo:

    Huy, qué escalofríos, y yo no estaba en la ducha precisamente. Pobre Elena, lo que más me ha fascinado y aterrado, aparte de los continuos arañazos, es que no sabemos a ciencia cierta de qué clase de atacante o ser estamos hablando. Podría ser un monstruo, es decir, algo no humano…
    Mi pregunta es obvia: ¿Habrá continuación? Porque debería…
    ¿Sabes qué me ha recordado? No sé si habrás visto la película Señales, la protagonizaba Mel Gibson y el director era el de El Sexto Sentido. Bueno, por si no la has visto, va de una invasión extraterrestre, pero totalmente hostil, de amistosa nada. Gibson encarna a un granjero y está con dos niños, no recuerdo si sus hijos. Están dentro de una granja en medio de una gran plantación, casi aislados. La cuestión es que son acosados por algún misterioso ser, pues oyen ruidos o ven la plantas de maíz moverse inexplicablemente. Lo más logrado es el clima de tensión y auténtico terror que crea el director, pues no vemos a la criatura hasta bien avanzada la película, y cuando aparece es ciertamente repulsivo. El terror de saber que hay algo extraño ahí fuera rondando la granja…en eso se parece mucho a tu relato. Si has visto la película entenderás perfectamente esa semejanza.
    Besos.

    Le gusta a 3 personas

    • lunapaniagua dijo:

      Sí, hace tiempo pero la he visto un par de veces. ¡Todo un honor que te la haya recordado!
      Me gustaría hacer segunda parte, pero eso pienso muchas veces y al final no las hago 😦
      A ver si cuando acabe con los retos me pongo a repasar el blog y continúo todos los que me gustaría.
      ¡Muchas gracias! Abrazote y buen finde 🙂

      Le gusta a 1 persona

  5. whatgoesaround dijo:

    Aquí no hay gato ni falta que hace (aunque sí hay perros). La película juega con el fenómeno de los crop circles, que es perfectamente real, no sé si sabrás algo: Esos extraños dibujos gigantescos en sembrados, en muchos lugares del mundo, principalmente Inglaterra. Terror, si no la has visto te la recomiendo…

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s